Acerca el arte a niños especiales

La artista visual María del Castillo ganó el certamen Mujer FAV 2016 con el proyecto Había una y muchas veces más, donde imparte un taller de creación artística hacia niños del nivel primaria que, en su mayoría, padecen problemas de aprendizaje y socialización y descubren su sensibilidad artística.

img_5384

Por Luis Salazar

Había una y muchas veces más es el nombre del taller de creatividad artística que desde hace más de un año desarrolla la artista visual María del Castillo en escuelas primarias y con el cual ganó el Certamen Mujer Facultad de Artes Visuales (FAV) 2016.

Todos los miércoles de las 16 a las 18 horas Mery imparte un taller de sensibilización y desarrollo creativo en la escuela primaria vespertina “Belisario Domínguez”, ubicada en la colonia Roble, en San Nicolás de los Garza.

dsc_2254

Esta escuela tiene la peculiaridad de que una cuarta parte de su alumnado son estudiantes que padecen algún tipo de problema de aprendizaje, problemas conductuales o de socialización.

“Esta escuela es especial porque acepta a muchos niños que en otras escuelas no aceptan. Hay niños con problemas del desarrollo, autismo, Asperger y niños Down. De 150 niños, aproximadamente el 25 por ciento son niños con algún problema de aprendizaje y están integrados”, contó Mery en entrevista con Vida Universitaria.

La artista, tallerista y ganadora del certamen en la FAV ya contaba con una primera carrera profesional, pues estudió arquitectura en la Facultad de Arquitectura de la UANL.

dsc_0883

En 2008, Mery comenzó a impartir clases particulares de pintura y cursos de verano. A partir de 2011, la instructora ha tomado cursos de creatividad, promoción a las artes y didáctica en instituciones como Conarte, Marco y la escuela artística Arte A.C.

“Mi interés más que en la pintura o alguna técnica en particular, está en la creatividad, porque pienso que es lo que nos hace falta ahorita. Las actividades creativas implican desarrollar habilidades del pensamiento y conocer cuáles son nuestras habilidades”.

Su grupo en la primaria “Belisario Domínguez” por el momento es de 14 alumnos. Pero el plan es sólo quedarse con 10 alumnos para brindarles, dijo, mejor atención a cada uno.

dsc_2264

En un principio, Mery planteó que los alumnos de su taller no fueran exclusivamente niños que padeciesen algún problema de aprendizaje o emocional. Pero, debido a la naturaleza de esa escuela, más de la mitad de sus alumnos padecen alguno de estos problemas.

Ella trabaja la escultura, pintura, collage, instalación y objetos. Desde que inició y hasta la fecha, algunos de sus alumnos han descubierto que cuentan con cierta sensibilidad y talento creativo en las artes.

dsc_2278

“Todos tenemos habilidades diferentes. Trabajo con la idea que no todos somos buenos en todo pero sí somos buenos en algo. En el taller hay niños que con su acercamiento al arte han cambiado incluso su autoestima”, argumentó la galardonada por la FAV. A Mery la apoya en su proyecto Evelyn, también artista visual y compañera de la FAV. Ambas asistieron al curso “Clínica de la subjetividad”.

“El hacer una pieza o pintura, por más abstracta que sea, se trata de resolver. La idea es que tengan las herramientas del pensamiento creativo para que les ayuden a resolver otras cosas. Pienso que la creatividad está en todas las carreras y la creatividad es solucionar”, explicó quien continúa escribiendo el anteproyecto de tesis “La importancia de la creatividad en los procesos de formación. Estudio de casos”.

img_5375

Con apenas pocos meses, el taller ya ha rendido buenos resultados, pues alguno de los alumnos han mejorado en su desarrollo emocional y escolar, según le refieren maestras y padres de familia de sus alumnos.

“Mi ideal es comprobar que la creatividad es una herramienta para la enseñanza y el aprendizaje, que, incluso, podría ser parte de los programas de las escuelas públicas”, confió la artista y tallerista.

dsc_2196

No Comments