¿Aprendes para la vida o para los exámenes? | TURORÍAS

Existen abundantes técnicas de cómo procesar mejor la información y retenerla pero no todas son adecuadas para cada persona.

Dulce Aidé Sánchez González y Cecilia Juliana Miranda Jaramillo

 

“El aprender te da la oportunidad de crecer, de asimilar tu realidad y aun transformarla, de tal manera que logres una existencia más plena y más profunda”, menciona Guillermo Michel (2010). El autor confirma que las estrategias adecuadas serán aquellas que se amolden a la manera específica de codificar el conocimiento adquirido.

La debida importancia que se brinde hacia cada manera específica de aprender será la base. Debes tener en cuenta: qué pretendes, qué quieres aprender, para qué y, además, qué formas de pensar, actuar y de sentir obtendrás como resultado de tus experiencias (hacia dónde quieres llegar, cómo lo lograrás y cuándo).

Este aprendizaje no se efectúa por medio de una forma misteriosa o inexplicable, sino que es un proceso bien definido con factores que lo facilitan como: motivación, concentración, actitud, organización, comprensión y repetición.

De acuerdo a los expertos, todo lo que el ser humano aprende se da en un ambiente concreto mediante la introspección ─todo lo que de los otros hay en mí─, por ejemplo, las normas de conductas, actitudes, gestos, significados o modos de interpretar situaciones diversas. Por lo tanto, pasar tiempo “estudiando” no garantiza un aprendizaje eficaz.

¿Has tenido alguna experiencia de pasar horas y días leyendo alguna asignatura y al final no tener idea de qué se trata lo que estudiaste?

Leer no es sólo pasar páginas hasta acabar con la lectura, sino buscar ideas principales, enfocarte en el significado de las palabras y saber de qué manera se puede aplicar la lectura.

El secreto está en saber aplicar las estrategias de aprendizaje como los mapas conceptuales, diagramas de árbol, cuadros sinópticos, mapas mentales, leer en voz baja o alta, subrayar, hacer o hacerse preguntas, resumir.

Los minutos que se dedican a tomar notas sobre el material de lectura, serán muy valiosos cuando empieces a estudiar para el examen.

Las notas hay que expresarlas con tus propias palabras y no con las del autor. Esto quiere decir: entenderlas y aplicar lo aprendido al momento de hablar o expresarte, así se refleja la comprensión del material. Por lo tanto, tomar notas no es un trabajo fácil o mecánico que consiste en anotar palabras que oyes o lees, sino que se trata de dominar el arte de captar ideas importantes del articulista o de la persona que habla y registrar tu propio parecer, siendo breves al captar información.

Al final de cada semestre pregúntate si lo que aprendiste te servirá para la vida o sólo para un examen, pues ahí radica la importancia del aprendizaje significativo. Estudiar para un examen se vuelve rutinario, tedioso y temporal; en cambio, estudiar para la vida te dará la posibilidad de defender tus ideas y pensamientos, serás más creativo y crítico, tu aprendizaje será permanente y te llenará de satisfacción.

 

Una estrategia descrita en 1993 por Thomas F. Staton y llamada (PQRST = EFGHI) puede ayudar a mejorar la calidad de tu aprendizaje:

 

P= examen preliminar

Leer rápido pero con cuidado una página de arriba abajo, no leer palabra tras palabra ni siquiera mirando a cada una de las oraciones, sino tomar una frase aquí y otra allá para tener una idea de lo que el autor trata.

Q=formularse preguntas

Al leer el título del capítulo, detenerse en cuál es el contenido del tema y formular preguntas que puedan contestarse con esa lectura. Esta etapa ubica objetivos inmediatos por investigar, lo cual favorece la concentración.

R=ganar información mediante la lectura

Pensar activamente en lo que se está leyendo, se aprenderá en el mismo grado en que la mente se conserve atenta y comprenda.

S=hablar para describir o exponer los temas leídos

Decir en voz alta y con palabras propias lo que se leyó, mirar el título del tema para recordar lo que se mencionó en él. En esta etapa se alcanza la comprensión.

T= investigar los conocimientos que se han adquirido

Esto se basa en la meditación sobre el material que se está revisando, el aprendizaje sucede cuando el cerebro examina el material por segunda o tercer vez.

Para mayores informes acerca de los temas publicados en el espacio de Tutorías y/o para enviar material para futuras publicaciones diríjase a la Dirección de Orientación Vocacional y Educativa 4°piso de la Biblioteca “Raúl Rangel Frías” al teléfono 83-29-40-90 ext. 6618 – 6619 -6624

 

No Comments