Biotecnología Genómica: ciencia de no ficción

Investigaciones en manejo del gen humano, ingeniería genética y nanotecnología, llevan hoy a un grupo de jóvenes a la vanguardia del conocimiento. La licenciatura en Biotecnología Genómica que se imparte desde 2004 en la Facultad de Ciencias Biológicas implica una revolución en sectores de salud, agroalimentario, industrial y ambientales. 

Luis Salazar

Foto-4

El conocimiento y el desarrollo tecnológico en función de tener mejores alimentos, mejor producción animal y cuestiones de mejoramiento genético para combatir enfermedades, redundan en una mejor calidad de vida para el ser humano.

Debido a los avances en las ciencias y la tecnología, pero sobre todo en su aplicación de forma cotidiana, otro de los aciertos académicos recientes de la UANL en sus 80 años de historia es el relacionado con el estudio de la Biotecnología Genómica.

La historia de esta licenciatura la conoce muy bien su coordinadora, la doctora Yolanda Gutiérrez, quien recordó los inicios en agosto de 2004 y cómo desde el principio se constituyó como un plan semestral de 10 semestres con un modelo educativo centrado en la enseñanza conductista, clases tipo conferencias, laboratorios para el desarrollo de habilidades experimentales y un sistema de tres exámenes parciales cuyo promedio constituye la calificación final.

Para diseñar el plan de estudios la doctora dijo que se realizaron reuniones con representantes locales, regionales y nacionales de centros de investigación y del sector productivo, con el fin de definir sus necesidades en el campo de competencia.

“Se diseñó el programa educativo abarcando dichas necesidades para desarrollar la Biotecnología Genómica. Específicamente se cubrieron necesidades de profesionistas con conocimiento en estructura y función de los genomas y con habilidades para aplicar éste en los sectores: salud, agroalimentario, industrial y ambiental”.

De la misma forma destacó que en la carrera las asignaturas no sólo están pensadas en lo cognitivo, sino que también se desarrollan habilidades, destrezas, aptitudes y actitudes que debe adquirir el alumno para ser un profesional competitivo en el área de la biotecnología genómica.

 

Dentro del aula

Ahora en el mes de mayo Carmen Cantú terminará el décimo semestre. Está por terminar su tesis y dice que le gustaría laborar en la industria alimentaria o cervecera.

¿Cómo eligió la carrera? Carmen comentó que hace poco más de cinco años hubo una feria académica en la Explanada de Rectoría. Ella quería estudiar para Químico Bacteriólogo Parasitólogo en la Facultad de Ciencias Biológicas. En el stand de esa facultad una estudiante del séptimo semestre de Biotecnología Genómica le platicó sobre su carrera y el área de estudios. Eso la convenció para inscribirse a esta licenciatura.

Si ella pudiera dar un consejo a los aspirantes a su carrera, o carreras afines, es que piensen bien sobre aquello que les gusta de la ciencia aplicada y de las materias dentro de los planes de estudio.

“Es el área que me gusta. Cumplió mis expectativas. Como siempre, faltan laboratorios porque es una carrera reciente y porque ya hay muchos alumnos.

Antes eran 10 o 15 alumnos, ahorita ya son tres salones de más de 30 alumnos”.

Sobre el plan de estudios llevado en el papel y en la práctica, Carmen piensa que si bien considera que hay algunas áreas que deberían tener más tiempo de clase, todo eso se ha resuelto con el último plan de estudios que entró en vigor hace unos años.

“En la Biotecnología Genómica te puedes desempeñar tanto en industria, área médica o en la investigación. A mí me gustaría trabajar en el área industrial, como en Cervecería o industria de alimentos”, dijo.

 

Fuera del aula

Haciendo una alegoría de lo dicho por Carl Sagan: en la Biotecnología Genómica (aquí, en el caso mexicano) apenas estamos parados en la orilla de la playa con todo un mar enfrente por descubrir.

De esto nos habla en entrevista Patricio Zapata, egresado de la carrera en la segunda generación y actualmente investigador del Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (CINVESTAV) que está dentro del Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología (PIIT) ubicado en Apodaca.

El estudiante de doctorado en Ingeniería y Física Biomédica trabaja investigando acerca de la parte biológica, donde se incluyen aspectos físicos y matemáticos como modelos, ecuaciones o representaciones numéricas que den un proceso biológico.

“(Investigamos) por ejemplo, cómo funciona una proteína descrita por una ecuación diferente que te da el comportamiento de los diferentes tiempos. O si tengo las proteínas y luego las pongo en un programa de cómputo puedo ver cómo se comportan en tiempo real y en ciertas condiciones. Esto me permite entender cómo un fármaco tiene reacción a una proteína, cómo es la inhibición de un fármaco o inclusive generar una proteína nueva con algún tipo de receptor. Claro, eso a largo plazo”.

En cuanto a su carrera dice que a futuro a la Biotecnología en México le falta mucho y tiene muchos temas que abordar, y además, según su apreciación, debe tener un campo más biofísico.

“La carrera está muy completa, sobre todo en la parte biológica. En la parte matemática o biofísica si me gustaría que hubiera más entrenamiento. Tal vez una combinación entre las facultades de Biología y Físico Matemáticas sería mucho más completa, más fructífera”.

“En México yo veo a la Biotecnología muy prometedora a partir de los esfuerzos que se están haciendo. Si uno comprende el proceso biotecnológico puede ir más allá de elaborar una proteína. Porque si entiendes que si cambias tal aminoácido, y en tal punto puedes aumentar la estabilidad de la molécula; eso puede ser 100 veces más eficiente”, razonó.

 


Foto-11La plantilla académica está integrada por profesores reconocidos en las áreas de Agronomía, Ciencias Biológicas, Ciencias Químicas, Medicina y Medicina Veterinaria y Zootecnia, muchos pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores.

La infraestructura física incluye laboratorios de Biología, Biología Molecular, Bioquímica, Microbiología, Fisiología, Morfología Vegetal y Animal, Estadística y Entomología; laboratorios de Fitopatología, Genética, Cultivo de Tejidos, Biotecnología Ambiental, Biotecnología Agrícola, Biotecnología de Alimentos, Inmunología y Bioinformática.

Están a disposición de la enseñanza: dos plantas de producción de alimentos balanceados para ganado, una procesadora de carne, una planta de lácteos, un invernadero, un banco de germoplasma y una unidad metabólica; además de los acervos bibliográficos de cada una de las áreas de competencia.

No Comments