Botellita con maíz, rock y leyenda

El concierto Sin maíz no hay país, a cargo de La H. H. Botellita (de Jerez), confirmó en el Aula Magna por qué la banda es considerada pilar del rock mexicano de todos los tiempos.

Lizbet García Rodríguez

 LINEA_VU_WEB

Sus canciones hablan de historia e identidad: la Malinche, el Santo, el fantasma del futbol (un chile con bigotes, con sombrero y con balón); coquetean con el huasteco, el son, la cumbia, acuñaron que “naco es chido” e inventaron el Guacarock: rock hecho en la mera tierra del guacamole.

Ellos son La H. H. Botellita (de Jerez), una banda nacida en la Ciudad de México en 1983 y que, décadas después, aún convoca a multitudes como las que llenaron el Aula Magna del Colegio Civil Centro Cultural Universitario

este 22 de mayo como parte del Festival Alfonsino.

Santiago Ojeda (guitarra y voz), Rafael González (teclados, percusiones y voz), Armando Vega-Gil “El Cucurrucucú” (bajo y voz) y Francisko Barrios “El Mastuerzo” (batería, guitarra y voz), llegaron con su más reciente disco Sin maíz no hay país y hablaron de sus ingredientes.

“Primero: 31 años de añejamiento, una serie de historias de cada uno de nosotros. El disco es como una construcción, como lanzar un panfleto que tenemos que completar, porque cada vez nos cuesta más trabajo hacer canciones. Es tanta la información, tantos los temas cantados, que ahora pensamos más lo que vale la pena decir”, precisó Barrios.

Por otra parte, el llamado Señor González dijo que inevitablemente ahora viven un contexto distinto.

“Somos una banda que nunca ha tenido el apoyo de los medios masivos, y cuando surgió era difícil comunicarte de otra manera,no había facebook ni YouTube, nada de eso. Hoy aprovechamos las redes: posteamos cosas, subimos fotos, publicamos que vamos a un lugar a tocar y se entera todo mundo, es una gran posibilidad técnica”.

Para Armando Vega-Gil cada tiempo de la banda ha sido para cantar lo que les preocupa de México.

“Ahora tenemos un país agujerado por las mineras canadienses, vendiendo el petróleo al mejor postor, es legal dispararle a la gente en Puebla, leyes raras; lo mínimo que podemos hacer con Botellita es decirlo, compartirlo con la gente que nos escucha”.

Con una vocación paralela por la escritura, “El Cucurrucucú” compartió su más reciente proyecto literario.

“Estoy escribiendo una novela que se llama La resurrección de Morrison, una conexión entre dos personajes de 1970 y 2014. La gente cree que lo primero que escribí fueron canciones, pero no, fue un cuento. Sus mecánicas son diferentes, en una canción tienes que apretar la historia lo más claramente que puedas; y en una novela te descoses contando algo. Pero forman parte de un mismo grupo de ideas: la idea que tienes sobre la vida y el arte”.

Twitter @HHBotellita

Facebook HH Botellita

Botellita de Jerez

No Comments