Celebra FIME medio siglo de su posgrado

 

Por Esperanza Armendáriz

Hace medio siglo, la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica abrió las puertas de su Escuela de Graduados –hoy División de Estudios de Posgrados–; y para celebrarlo, develaron una placa conmemorativa. El evento se realizó el 15 de octubre y se enmarcó dentro del 69 aniversario de la FIME.

A este festejo se suma el trigésimo aniversario de apertura del doctorado, que en 1986 comenzó con los programas de Materiales e Ingeniería Eléctrica. Develaron la placa el Rector Rogelio Garza Rivera, el Director de FIME, Jaime Arturo Castillo Elizondo; el maestro decano y ex director, Guadalupe Evaristo Cedillo Garza; el fundador del posgrado, Raúl Quintero Flores; y el ex Rector y Director de FIME, José Antonio González Treviño.

10

Un posgrado fortalecido

“Hoy queremos reconocer la labor de hombres y mujeres que a lo largo del tiempo han impulsado el posgrado de FIME –iniciado como una Escuela de Graduados–, y que mostraron una visión vanguardista. Desde 1966 que iniciamos los programas de Maestría, hemos sido testigos de la evolución de esta importante y noble tarea”, pronunció Jaime Arturo Castillo.

El Director de FIME hizo público su agradecimiento a Nicolás Treviño, Raúl Quintero Flores, Guadalupe Evaristo Cedillo Garza, Alberto Roque Samaniego y el Ing. Alfonso Marcos, como fundadores del posgrado, con dos programas de maestría: Ingeniería Mecánica e Ingeniería Eléctrica.

Fue el Rector Rogelio Garza Rivera quien recordó que en 1986 se decidió crear el programa de doctorado para ensanchar la frontera del conocimiento, fortalecer la investigación de alto impacto, aportar soluciones innovadoras a los problemas de la industria.

11

“Esta placa, sin duda, es un verdadero agradecimiento y reconocimiento a estos profesores por haber impulsado una de las transformaciones de mayor trascendencia en la historia de nuestra FIME y de la Universidad, la visión de los fundadores de nuestra escuela y de quienes la han dirigido es –y ha sido– ser la mejor facultad de ingeniería de México”, pronunció el Rector.

Garza Rivera reconoció que hoy es posible decir que los programas doctorales han alcanzado una madurez académica ejemplar. Este crecimiento se debe a que, desde su creación, los responsables que han tenido el honor de dirigir la FIME han tenido la visión de fortalecer la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación.

 

Doctorado: Pionero en relación Universidad-Industria

 

A mediados de los años 80, en el Conacyt pensaban que un comité doctoral donde la mitad de sus miembros fueran gente de la industria le restaba calidad al posgrado. Sin embargo, pasó el tiempo y se observó que tener un estudio de posgrado fortalecido con aquello que la industria local conocía de la competencia internacional y vanguardia tecnológica de otras latitudes también resultaba favorable para la academia.

Así, en 1986, nació el doctorado en ingeniería y el 18 de octubre lo celebraron en la facultad al realizar el panel “Génesis de los programas de doctorado. 30 años del doctorado”.

El doctor Florencio Aboytes, subdirector de Programación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y egresado de la FIME, fue director del doctorado durante los primeros 15 años desde su creación.

“Llegué a Monterrey desde el Centro Nacional de Control de Energía, del departamento de desarrollo, y no teníamos nada. Fue un arranque de hacer todo desde cero. No había alumnos ni profesores”, relató Aboytes.

4

Desde el principio se pensó que el comité doctoral lo integrarían investigadores que trabajaran en la industria. Había tres miembros por cada uno de los dos departamentos: ingeniería eléctrica y materiales.

El reto inicial, contó Aboytes, era crear un programa que no tuviera las debilidades de otros programas, por lo que iniciaron por reclutar profesores, atraer alumnos, definir proyectos de investigación, tener contratos con la industria y procurar infraestructura básica. La CFE se interesó en la investigación sobre control y análisis de energía e Hylsa (Hojalata y Lámina de México SA de CV, ahora Ternium) con la tecnología de materiales.

En tanto, Alfonso Morcos, presidente de la Fundación Pro FIME y ex funcionario de la CFE, comentó que le escribió al entonces director general de la CFE, Fernando Hiriart Balderrama, para pedirle el apoyo y decirle que la FIME aporta ingenieros a CFE en todo el país. Así se obtuvo la aprobación para hacer un convenio de apoyo al doctorado.

7

Por su parte, Ignacio Álvarez, docente de la FIME y ex director de planeación, proyectos y servicios tecnológicos de Hylsa, destacó que lo invitaron para integrar el consejo, pero, como directivo de Hylsa, viajaba mucho.

“En otros países me di cuenta que las universidades tenían relación con sus empresas locales. De hecho, en el Conacyt pensaban que un comité con empresarios le restaba calidad al doctorado. Pero hoy es todo lo contrario, es un modelo. El doctorado de la FIME fue pionero en México la relación con la industria”, sentenció.

 

No Comments