Convertir las dudas en tecnología

Amante de la termodinámica, los materiales y la física de altas energías, Alfonso Santacruz García sueña con “crear conocimiento que sirva a las personas”. El estudiante de la UANL ganó medalla de bronce en la 46 Olimpiada Internacional de Física, del 5 al 12 de julio en Bombay, India.

Lizbet García Rodríguez

 



 

Alfonso ha regresado de la India, un país que describe en la intensidad de sus contrastes. “Percibí una cultura muy rica, heredada de sus religiones, su historia; tiene lugares de un nivel socioeconómico bajo, con muchas carencias y justo enfrente, cruzando la calle, ves un lugar de mucho lujo”.

La Olimpiada Internacional de Física lo llevó hasta allí, pero el joven regiomontano saboreó mucho más que ciencia y teoría.

“Me llamó la atención que Gandhi sale en todos los billetes, en todas las rupias, y a pesar de que fue muy admirable la manera en que promovió la independencia por medios pacíficos, siento que hay muchas otras personas en la India que han hecho cosas sobresalientes”.

Mencionó al físico Satyendra Nath Bose, quien junto con Einstein planeó los condensadores que hoy se conocen como de Bose-Einstein, “además está Chandrasekhar, que tiene sus postulados sobre los límites de las estrellas, eso en el ámbito científico. Me imagino que hay más personas que pueden salir en otras denominaciones de billetes además de Gandhi”.

De los episodios y lugares que más recuerda: “el tren de Bombay, el sur de la ciudad, el tráfico, le piensas dos veces antes de volverte a quejar del tráfico aquí; sin embargo, la gente no choca. El tren es tal y como sale en la películas, la gente se cuelga afuera, me impresionó”.

 

Se sube al podio

Escuchar su nombre, su país y subirse al podio, bandera en mano, para recibir la medalla de bronce es una experiencia “hasta cierto punto indescriptible”, asegura el recién egresado del bachillerato internacional en el Centro de Investigación y Desarrollo en Educación Bilingüe (CIDEB) de la UANL.

“El examen experimental me gustó mucho, uno era encontrar las dimensiones de un modelo del ADN a través de la difracción de un rayo láser; y el otro era encontrar propiedades características del agua cuando le reflejabas un láser.

“El teórico fue primero sobre distribución de energía en una celda solar, luego vimos principio extremal y principio de mínima acción; y el último era sobre un reactor nuclear y el decaimiento de unos neutrinos”.

Alfonso tiene claro su futuro: quiere ser físico y llegar a hacer un doctorado en física de altas energías o nanotecnología.

“Me gusta programar, me gustaría crear robots, crear máquinas, crear fuentes renovables de energía a través de los materiales y la física de altas energías. Siento que hay formas más eficientes de usar la energía y quiero estudiarlas”.

Otra de sus pasiones es la termodinámica, “está en todos lados, es cómo interactúa la materia ante la energía en forma de calor”. Y la evolución tecnológica que priva en su tiempo, le abre un amplio campo de interés. “Ahorita tenemos muchos dispositivos, como éste con que me estás grabando y todo eso tiene componentes y circuitos hechos de algún material, metal en este caso. La naturaleza restringe esos materiales a hacer cierto tipo de cosas, pero nosotros podemos modificarlos para ser más eficientes, tener mayor conductividad y usar sus propiedades termoeléctricas”.

Relató que aunque hubo adversidades personales en el camino a la olimpiada, siente que lo ayudó la convicción de beneficiar a los demás desde la ciencia.

“Mi mayor sueño es usar el conocimiento para crear cosas que sirvan a las personas, porque el conocimiento no debe de quedarse en un premio, en una competencia o un juego; tenemos que extrapolar las dudas, las pasiones y llevarlas a la investigación, a la creación de tecnologías”.

 

Viaje por la física

Desde que estaba en segundo año de la Secundaria No. 24 “Guillermo Prieto”, Alfonso fue aconsejado por su maestro de física, Ángel Alcalá, para que pusiera su vista en las competencias de la especialidad.

“Fui a la Prepa 7 a tomar unos cursos y luego empecé a prepararme con el profe Lara”, recuerda Santacruz.

Alejandro Lara Neave, delegado de la Olimpiada de Física en Nuevo León y maestro de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UANL lo integró entonces al grupo de talentos.

“Es un trabajo intenso desde secundaria; los alumnos de prepa ya van teniendo un nivel equivalente al de séptimo semestre de licenciatura”, explicó el maestro Lara Neave, quien formó parte de la delegación mexicana a la India.

Agregó que para la etapa internacional se ven temas de Mecánica Cuántica y Relatividad, además de Óptica y otros elementos de ciencia básica.

A Alfonso Santacruz le queda no sólo en aprendizaje científico y académico.

“Estuve con personas de Brasil, El Salvador, Cuba, Costa Rica, Reino Unido, Rumania; me llevé bien con los guías de la India, con los sudafricanos, gente de Indonesia, japoneses y taiwaneses. Conocer sus mundos y ver cómo se esfuerzan por romper los paradigmas en sus culturas, me confirma mi meta de contribuir a mejorar este país que amo”, finalizó Alfonso Santacruz.

La 46 Olimpiada Internacional de Física reunió a 382 estudiantes de 83 países del mundo en una celebración a la ciencia y el conocimiento.

 

Alfonso SantaCruz en la IndiaImagen 6

No Comments