El pantalón, Vega Gil y el miedo

Armando Vega Gil presentó el 30 de octubre en Casa del Libro El enigma del hoyo en el pantalón.

Guillermo Jaramillo



 

Los adultos contamos historias macabras a los niños tal vez para crear un lazo de cercanía y erigirnos como una figura de protección.

En El enigma del hoyo en el pantalón, último libro de Armando Vega Gil, Emi, personaje principal del cuento, considera a su pantalón como la prenda más querida.

“Es un libro de cuentos ilustrado para niños de una colección del Barco de Vapor, de una serie llamada Blanca, para primeros lectores. Es un cuento muy breve muy ilustrado con toquecitos de terror, o terror con toquecitos de humor”, señaló Vega Gil.

Para el integrante de la banda “La Botellita de Jérez”, la tradición oral de los cuentos de horror siempre estuvo presente desde la niñez.

“A mí me gustaba mucho que me contaran. Casi no me leían en mi casa. Por mi propia fuerza cuando crecí empecé a leer, contrario a lo que veo ahora que muchos chavitos están leyendo desde muy jóvenes. Generalmente me gustaba más la tradición oral con los amigos del barrio y una que otra tía malévola”.

México, contrario a lo que pareciera ser el marketing anglosajón de los asesinos seriales, tiene muy arraigado el cuento fantasmagórico.

“Sí hay, como todo, un tema de los cuentos de terror didácticos que se ha mezclado con todo el tema del cine que se hace ahora a nivel masivo para niños, que está muy permeado de caricaturas de Hollywood. Lo que tenemos que hacer para que no se pierdan estas cosas es cultivar los cuentos de miedo para chavitos”.

Vega Gil tiene un segundo lector en casa, Andrés, su hijo.

“Casi siempre les contamos los papás a los niños historias tenebrosas, porque el miedo te gusta, te provoca un placer tenso; además es controlable porque cuando terminas de contar la historia, termina la convocatoria al miedo”, señaló.

Recordando el consejo de un viejo maestro, Vega Gil dice que los libros que se deben de dejar a los hijos no son los de la biblioteca personal, sino los que uno escribe.

 

Imagen 22

 

 

No Comments