“El poder de la educación transforma vidas”

En sesión celebrada el 20 de agosto de 2015, la Junta de Gobierno de la Universidad Autónoma de Nuevo León designó al Ingeniero Mecánico Electricista y Maestro en Enseñanza de las Ciencias Rogelio Guillermo Garza Rivera como Rector para el periodo comprendido entre el 28 de octubre de 2015 y el 27 de octubre de 2018.

Lizbet García y Edmundo Derbez



 

Rogelio Guillermo Garza Rivera llegó de Reynosa como un joven inquieto, lleno de sueños y aspiraciones a la Universidad de los años sesenta. De su madre traía un consejo que guiaba sus pasos: ‘cada quien debe hacer su plan de vida, debe ir construyéndolo poco a poco, con pasos pequeños pero seguros; y en ese plan de vida deben estar muy plasmados los sueños, los anhelos, los objetivos y las metas’. “Esa ha sido mi vida a través de más de 42 años en mi querida Universidad”.

Con dos años de estudios de preparatoria y cinco años de carrera en la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica –de donde egresó en 1974–, no imaginaba entonces que llegaría a ser Rector de su alma máter.

“Esta gran Universidad me transformó. He sido parte de su historia, me tocó ver sus luchas por la autonomía, soy un sobreviviente de su evolución”.

A través de sus 42 años de desarrollo universitario y profesional, ha estado acompañado de su familia, que le ha inspirado e impulsado para enfrentar los retos a lo largo de la vida. Padre de tres hijos, expresa que ellos vivieron con él dentro de la Universidad muchos momentos y anécdotas.

“Cuando iba a poner exámenes los sábados, me los llevaba, ellos jugueteaban en el gimnasio, incluso, Guillermo arriba de los techos; cuando íbamos a los juegos de los Tigres, los llevaba primero a la oficina, mientras empezaba el partido; Ana Karina veía las clases de tutoría que daba de Matemáticas y Física en el Laboratorio de Física”.

Calificó su vida de muy intensa. “Sigue siendo muy intensa, con momentos difíciles, pero con muchas alegrías”. Sobre la Rectoría, agregó que es “una nueva etapa de mi vida, una gran oportunidad, un compromiso, un gran honor. Sé que es una alta responsabilidad pero no estoy solo; hay un gran equipo de trabajo, profesores, trabajadores, estudiantes, Sindicato”.

Garza Rivera asegura ser un universitario por convicción y maestro por vocación.

“Soy un convencido de que el poder de la educación transforma, pero es una gran responsabilidad esa transformación, recibir a miles y miles de estudiantes que buscan transformar sus vidas y, por ende, transformar a sus familias, esa es la responsabilidad que todos vivimos día a día. Nuestra misión será siempre educar para transformar, pero también nuestra Universidad debe transformarse para educar”.

 

140 acciones por la Universidad

En un proceso histórico para la Institución, siete aspirantes presentaron planes de trabajo ante la Junta de Gobierno y la comunidad universitaria, luego de iniciado el proceso de elección el 10 de agosto con la inscripción de candidatos para dirigir los rumbos de la UANL.

Los ejes estratégicos del Plan de Trabajo 2015-2018, presentado por Rogelio G. Garza Rivera, proponen una continuidad de la Visión 2020 que pondera una educación de clase mundial como compromiso social.

“Planteamos 140 acciones que engloban las ideas, las experiencias y los conocimientos de distinguidos universitarios comprometidos con nuestra alma máter. Agradezco el compromiso de los maestros por su esfuerzo y entusiasmo para la mejora continua de la docencia e investigación; del personal administrativo y de servicios, por realizar con determinación y eficiencia sus funciones; de los estudiantes, por asumir un papel proactivo en su proceso de aprendizaje y aprovechar al máximo la oportunidad de adquirir una formación integral de calidad; y de las autoridades académicas, por crear un entorno de estímulo al mérito y a la capacidad, en un marco de transparencia y objetividad, y procurar los recursos necesarios para realizar nuestras actividades con calidad y vocación universitaria”.

Dijo que al estar presente en el Foro Mundial sobre la Educación 2015, organizado por la UNESCO del 19 al 22 de mayo en Incheon, República de Corea, constató que la UANL cuenta con los elementos que debe contener la educación superior al año 2030.

“Esa declaración contiene palabras claves como calidad, equidad, inclusión, responsabilidad social y aprendizaje durante toda la vida; y en lo personal me dio gusto ver que la Universidad lleva un paso adelante al tener estos elementos incorporados a su Visión 2020. Nos toca actualizarla, el camino de la mejora continua no tiene final, siempre habrá que adecuar nuestros programas al entorno, a las necesidades y requerimientos de la sociedad”.

Expresó que no es tiempo de experimentar con la Universidad, sino que universitarios experimentados trabajen por ella.

“Crearemos equipos de trabajo con perfiles para entender el modelo educativo, para ser sensibles en cada área, saber hacia dónde vamos y buscar ser un referente nacional e internacional. Vislumbro a mi alma máter como una Universidad grande que va dejando huella”.

 

Imagen 10

No Comments