El público te hace presente

“Esta es mi profesión, la que yo elegí. Cuando decidí yo ser bailarina no sólo pensaba como nos decían antes ‘el bailarín sólo llega hasta los 24 años’. Yo lo decidí como lo decide el médico, el arquitecto. Hay profesiones para toda tu vida, la tomé para toda mi vida, es lo que quiero seguir haciendo”, Aurora Buensuceso.

extra-aurora-buensuceso-2

Por Guillermo Jaramillo

Fotos: Luis Ávila

Los caminantes del Paseo Santa Lucía tal vez se sorprendan al encontrarse con la compañía de danza Teoría de Gravedad interpretando piezas bajo el puente de Félix U. Gómez. La ciudad es feroz y a media tarde arde. Pero la danza no espera y está presente cuando un espectador la hace presente.

Lo que el público desconoce es que la directora y coreógrafa de la compañía, Aurora Buensuceso, está regresando a los escenarios luego de siete meses de inactividad. Los bailarines también se lesionan, y así como el jugador de fútbol regresa a la cancha después de una fractura lleno de dudas y temores de pisar una vez más el pasto, los artistas sufren un proceso similar.

“Nuestros procesos de pensamiento no los vemos. A veces pensamos que el bailarín siempre está saltando o bailando, y no es verdad”, señala la propia Buensuceso.

El público en general pocas veces reflexiona acerca de la carrera de un bailarín, la cual es más frágil que la de un jugador de rugby, pues los deportistas cuentan con seguro médico y especialistas en rehabilitación deportiva ligados a las instituciones donde trabajan ¿pero un artista, dónde se atiende?

Hace tiempo –años–  el gremio de danza se reunió con Conarte y el Centro de Rehabilitación y Educación Especial para hacer un convenio.

extra-aurora-buensuceso-demostracion-de-danza-3

“Antes era o trabajo o me aplico en mi rehabilitación; y si me rehabilito no tengo dinero y necesito dinero y no voy a poder trabajar porque estoy lastimada. Imagínate esas complicaciones, los procesos de rehabilitación son más largos, lentos.

“Lo que necesitamos es sanear, ser artistas más sanos. Hay que aprender a respetar estos esfuerzos. Si no nos respetamos como artistas, estos proyectos van a tronar. Hay que buscar mejores condiciones para las artes y la cultura”, subrayó.

La compañía de danza estuvo inmersa en la creación de festivales de danza, pero los apoyos estatales no fueron recíprocos con el esfuerzo realizado. Eso no los detuvo, los transformó.

“Para Teoría de Gravedad siempre ha sido muy importante la promoción y difusión de la danza no sólo en foros propiamente establecidos y que el público esté cómodamente sentado disfrutando de las salas que hay en la ciudad, sino también nuestro interés es poder llevar la danza a espacios no propiamente teatrales y convertir al transeúnte en un espectador”, indica.

extra-aurora-buensuceso-demostracion-de-danza-4

Por ello, la compañía trabaja en intervenciones breves de mediano formato, donde se le permite al espectador llegar, apreciar y seguir su camino.

“Algunos se quedan a observar, curiosean. Esto también es una cuestión de creación de públicos. Nunca hemos dejado esta propuesta de Teoría de Gravedad de presentarse en espacios abiertos, tal vez ya no en los festivales de danza”, comenta.

Buensuceso indica que la danza requiere recursos, tanto económicos como de difusión.

“Se trata de sumar recursos no ir quitando, aunque sea al aire libre. Nosotros veníamos creando público, y en ese afán de sanear el festival y estas relaciones con instituciones y la misma danza, decidimos detener de organizar el festival”.

Teoría de Gravedad tiene dos rostros. Hay armonía, formal coreográficamente, que convive con la otra parte divertida, ligera, que interactúa con el público presente. Tal vez sea este rostro, el lúdico, el que permite a la compañía mantenerse viva por más de 23 años disfrutando lo que hacen, que es bailar.

extra-aurora-buensuceso-demostracion-de-danza

“No solamente es prepararnos día a día en el aula, sino también nos volcamos en nuestras creaciones”.

Hace algún tiempo, en contexto con el Día de la Danza, el director de la Compañía de Danza Contemporánea de la UANL, Jaime Blanc, comentó que ahora los bailarines de danza contemporánea se enfrentan a un peligro si no se preparan lo suficiente en alguna de las técnicas dancísticas en boga.

Blanc se refirió en específico a los cursos efímeros sobre cierta técnica durante dos o tres meses. Digamos que los bailarines abarcan un poco de todo, y al momento de poner en escena su trabajo, el público general –de por sí poco familiarizado con la danza contemporánea– no siente empatía con la puesta.

¿No será acaso lo anterior una razón para que el público decida apostar su tiempo y dinero a propuestas ya probadas como el ballet clásico? Digamos El Lago de los cisnes, Romeo y Julieta. Entonces, cuando el transeúnte se encuentra con una propuesta diferente, además de mal realizada por los bailarines, se pierde la empatía.

extra-aurora-buensuceso-demostracion-de-danza-2

Sin embargo, la experta bailarina considera que si el público se siente contrariado es señal de reflexión.

“De repente se usa como si fuera una fórmula. Al momento de que usas una fórmula estás olvidando que estás haciendo una creación artística que trata de una búsqueda de identidad y de nuestro propio lenguaje.

“Esto también tiene que ver con el oficio, con la trayectoria, con algo porque nos seguimos nutriendo tomando talleres, conociendo coreógrafos, maestros, compañeros. Sabemos lo que queremos, sabemos de este impulso que no podemos describir y está dentro de nosotros y nos hace hablar de un tema”, reflexiona.

El proceso

Cuando Ruby Gámez, fundador de Teoría de Gravedad, creó la compañía, dejó muy claro las sendas por donde se dirigiría el grupo. Buensuceso aprendió los pasos de la danza a la par de Gámez y ambos fundaron un compromiso artístico, que tiene el bailarín con el coreógrafo.

extra-aurora-buensuceso

“El bailarín se deja dirigir y está pendiente a las diferentes propuestas cambiantes de la compañía. Probamos y vemos si va o no por esa senda. Es bueno para ellos y vemos el objetivo y estamos juntos.

“Creo que eso le da fuerza al proyecto porque la gente que se ha sumado es porque veo algo en la compañía que los identifica; hacemos la sinergia y engrandecemos el proyecto. Creo que eso ha sido la fortaleza, ese compromiso y empatía que tienen consigo mismos y con la compañía. Se suben a un barco que tiene una dirección”, asegura.

El tema, los temas

Los temas sociales también son importantes para Teoría. Hace poco montaron una pieza llamada Silencio, donde el tema principal eran los feminicidios, sin importar la latitud donde se cometan.

De pronto, vemos que existen exponentes del llamado arte por el arte, que obvian temas sociales importantísimos pensando que el periodismo u otras manifestaciones artísticas o sociales ya lo han abordado.

Para Aurora Buensuceso, como coreógrafa, los temas llegan primero y después las piezas son confeccionadas mediante patrones de arte. “Me detengo, pienso qué es lo que quiero para mi pieza. Hago una reflexión para ir agregando a los bailarines”.

recuerdo

En esta última etapa como coreógrafa, Buensuceso montó una pieza cuyo nombre nos remite al origen, Constelaciones encontradas, basada en textos del escritor Italo Calvino, que retratan la contemplación de las cosas y hablan de búsquedas. La búsqueda nunca es conclusa; es una propuesta.

“Los temas llegan a la coreografía cuando deben de llegar, cuando te sientes listo para transmitirlo a un equipo. Como decía mi maestro ‘esta pieza ya no es mía, yo se las paso a mis intérpretes’, luego esa pieza ya no es de los intérpretes, es del público.

“Esta es mi profesión, la que yo elegí. Cuando decidí yo ser bailarina no sólo pensaba como nos decían antes ‘el bailarín sólo llega hasta los 24 años’. Yo lo decidí como lo decide el médico, el arquitecto. Hay profesiones para toda tu vida, la tomé para toda mi vida, es lo que quiero seguir haciendo”.

Buensuceso conoce sus límites y el paso del tiempo y puede adaptarse. Entre lo difícil que puede resultar esto, existe la posibilidad de comprender la realidad y situarse en la disciplina.

“He regresado a bailar. Estuve poco más de siete meses en proceso por una cuestión de salud. De nada me sirve estar a media en el foro, debo estar al 100. Hay que darle al cuerpo el tiempo que necesite”.

El otro, el que observa

Uno observa la danza. Se deja llevar por uno u otro movimiento. Pero el espectador siempre está expectante de la pieza o de otros acontecimientos ajenos ¿y el danzante es afectado por esta situación?

“Nosotros decíamos que era como un asalto al espectador. Hay ocasiones en que se va a dejar y otras en las que dude. En esa curiosidad ganamos, porque a ellos algo les ganó. Hay otras personas que desde el principio que observan los ensayos están atentos, se dejan llevar por un movimiento.

urban

“Al aire libre te pide el doble o triple de energía, es muy agotador. Ahora que regreso a bailar, yo tenía 20 minutos a mi cargo, de principio a fin. Era brindar mi primera función después de algún tiempo, ya te imaginarás la cantidad de adrenalina, energía. Aquí estoy, estoy viva, sigo pisando el concreto y sigo sintiéndome presente.

“El cuerpo se transforma y empieza también a compartir. Sientes esa grandeza, que el público te ve. Cuando el público se detiene y empieza a ganarle algo para mí es genial. Nosotros existimos en el momento que nos ve la gente. Cuando los niños o la gente se queda y baila con nosotros, eso nos llena de alegría”, concreta.

Buensuceso tiene una academia de danza, Danza Regia Estudio Profesional, ubicada en Ángela Peralta, 239-6, Col. Ex Seminario. Existen distintos horarios y opciones para que todo mundo encuentre su lugar en la danza.

urban3

No Comments