El rastro de la pedantería y el snobismo

Desde historias infantiles, novelas que causas polémica o admiración, ensayos sobre caricaturas, cuentos de orgasmógrafo, hasta colaboración para guiones de telenovelas (como Cuna de lobos), Enrique Serna es hoy uno de los narradores más significativos de la literatura mexicana.

Guillermo Jaramillo



 

Flm- Enrique Serna portada-genealogi-soberbia-intelectualDurante el 2014 el escritor Enrique Serna se propuso rastrear los orígenes de la animadversión mutua entre los intelectuales y el resto del mundo. En su libro titulado Genealogía de la soberbia intelectual (Taurus), Serna arroja luz sobre la evolución de la pedantería, el snobismo, elitismo y la utilización de lenguajes cifrados o crípticos para excluir al hombre común del conocimiento.

“Este es un ensayo que no tiene pretensiones enciclopédicas. No pretendí hacer la historia de la soberbia intelectual porque sería una enciclopedia de 35 tomos. Solamente quise rastrear las principales mutaciones históricas de la soberbia intelectual, restringiéndome al terreno que más conozco, que es la historia de la literatura”.

Serna señaló que de rastrear desde la infancia de la civilización hasta nuestra época todos los brotes de soberbia intelectual que han existido, tendría que ocupar su labor como autor del libro un erudito.

Para Serna, es en la literatura donde se da esa relación con los grandes cambios del pensamiento.

“Este no es un ensayo anti intelectual, porque yo no me refiero al gremio intelectual como un bloque, sino a un cierto tipo de intelectual solamente. Ha habido soberbia intelectual desde la época de las castas divinas de las civilizaciones antiguas. Me propuse rastrear cómo nació la fobia a los intelectuales que persiste hasta la fecha”.

Serna se cuestionaba acerca de qué fue primero, el odio del intelectual hacia la plebe o viceversa.

“En los tiempos de Heráclito hubo un amigo de éste que fue expulsado de la ciudad porque los naturales de esa ciudad no soportaban que alguien fuera mejor que ellos. Es difícil establecer primero si el odio de los intelectuales se desprende hacia la plebe o el odio de la plebe hacia el intelectual. Lo que es evidente es que esta confrontación es muy perjudicial para la difusión de la cultura y la estipulación de las ideas”.

El libro recorre el amanecer del amor por el conocimiento en las primeras civilizaciones, como es el caso de la India, la Grecia antigua. Da un repaso de las manifestaciones culturales hasta el momento en que los intelectuales hacen su aparición en el poder y su imitación de la aristocracia a través de distintas épocas.

Llega la opinión pública

Es el siglo XVIII el que dará paso a la llegada de la intelectualidad entre las masas, pues aparecen los primeros periódicos y revistas. Es ahí en donde el celo invade a los intelectuales, quienes consideraban que no debían escribir para el vulgo.

Inicia el snobismo, de la palabra snob, proveniente de la Universidad de Oxford, como una forma despectiva de llamar a quienes no eran nobles.

Serna situó al poeta francés Stéphane Mallarmé como el capo de la soberbia intelectual, pues sus obras siempre manejaron un lenguaje oscuro, como si se tratara de un sacerdote de la antigüedad.

Un libro de Serna distinto en cuanto a contenido, pues la forma sigue siendo su sello personal: la polémica.

[ ]

Enrique Serna obtuvo el premio Mazatlán de Literatura con la obra El seductor de la patria, considerada una de las grandes novelas latinoamericanas de las últimas décadas y que también tuvo una popular adaptación radiofónica. Señorita México fue su primera novela, en este género ha escrito Ángeles del abismo, con la que obtuvo el Premio de Narrativa Colima; ha publicado la novela urbana Uno soñaba que era rey, el thriller satírico El miedo a los animales, que causó polémica en el medio intelectual mexicano, las novelas intimistas Fruta verde y La sangre erguida (Premio Antonin Artaud 2010) y las colecciones de ensayos Las caricaturas me hacen llorar y Giros negros

En el 2002, un jurado plural convocado por la revista Nexos lo incluyó entre los diez mejores cuentistas mexicanos del último cuarto de siglo XX, en este ámbito ha publicado los libros Amores de segunda mano, El orgasmógrafo y La ternura caníbal. Es autor de los cuentos infantiles La caverna encantada (1997) y La recompensa de Nefru, incluido en el libro de lecturas de quinto grado de la Secretaría de Educación Pública. Ha colaborado en los guiones de telenovelas como Cuna de lobos, En carne propia y La sombra del otro.

No Comments