El sol es un foco de 100 watts que parpadea sobre Juárez

Montada en el Aula Magna del Colegio Civil, Dos mujeres contó con el reparto de Ofelia Medina y Alejandra Haydee, quienes sacudieron el confort de los asistentes dentro del Festival Alfonsino 2015.

Guillermo Jaramillo

 


Captura de pantalla 2015-06-25 a las 16.18.45Y que se hace la oscuridad en el frío desierto de Ciudad Juárez. Los animales pastan o duermen a la espera de lo horrendo. Porque en las noches, Juárez también se convierte en un territorio de cacería. Las niñas y niños están desamparados, pues los sistemas económicos de hoy en día convierten a un solo ser en madre y padre a la vez. Y de pronto, las balas.

Una mujer que llora siempre será un signo de advertencia. En escena, Ofelia Medina y Alejandra Haydee se debaten en el ser y no ser del teatro. Todo ello en Dos mujeres, la historia de Marisela Escobedo y su hija Rubí Marisol Fraire, escrita por Alejandro Román, adaptada y dirigida por Raúl Zermeño.

La historia es simple: una mujer lucha por encontrar a su hija en la boca de lobo, que es la noche de Ciudad Juárez. Misoginia, asesinato e impunidad son el sazón de la obra, siempre montada en frases poéticas y atroces a la vez, como el título de esta nota, un parafraseo a la voz de la joven inocente que poco a poco pierde la esperanza en ese mundo gobernado por los hombres.

La primera actriz indicó que estos actos de impunidad no son injusticias, sino atrocidades en complicidad de un gobierno asesino.

“El texto cuenta una historia que es una vergüenza nacional. Alejandro (Román) tuvo el valor de hacer una investigación y recabar toda la información para entregarnos a esta estampa”, indicó Medina.

Durante la puesta en escena se llegó el momento de corear “vivos se los llevaron, vivos los queremos”, esto por parte de las actrices, quienes no encontraron eco en el público.

“Creen que esto está lejos, pero un día te va a tocar si no protestas por el otro”, apuntó.

Medina señaló que en este país no hacen falta héroes o heroínas, sino que ha sobrado la gente que estorba el buen vivir. “No hacen falta muchos héroes y heroínas, sino que sobran muchos corruptos. ¿Por qué tenemos que ser héroes, somos gente que queremos vivir?”, sentenció la actriz de Frida: naturaleza viva.

“Desde hace mucho tiempo que la mujer está jalando el carro. ¿Cuántos hombres no dejan su familia? Mientras más trabajamos menos tiempo estamos con nuestros hijos. Esa es la terrible realidad, pero no existen derechos”.

La obra tuvo su punto más álgido en Chihuahua, a donde asistió Lucha Castro, defensora de Marisela Escobedo. Ahí se dieron cita 160 familias de desaparecidos.

“Las familias de los desaparecidos se pusieron a gritar. Una mujer siente eso. Una mujer se desmayó. Suspendimos la función y bajé del escenario a atenderla, pero ellas me pidieron que siguiera la función y seguimos.

No todo mundo quiere ver esto. En los festivales prefieren obras que hablen de tonterías y no les recuerden su responsabilidad. Agradecemos a la Universidad por su apoyo”, expresó Medina.

 

 

 

No Comments