Eterna memoria para Israel Cavazos

 

c33a4951 

Por Guillermo Jaramillo

Fotos: José Luis Macías Nicanor

No cabe duda de que la memoria de Israel Cavazos Garza permanecerá en el archivo sentimental de Monterrey, pues fue un hombre completo, tanto como historiador, cronista, escritor, humanista y padre.

El gran carisma del cronista de Monterrey paralizó algunas calles en el centro de la ciudad. El Colegio Civil recibió los restos de Israel Cavazos Garza para una guardia de honor.

Luego de una complicación debido a una infección en el riñón, el maestro falleció a los 93 años el 5 de noviembre en el Hospital Muguerza.

“Hasta el último día de su vida se mantuvo trabajando”, dejó claro Gabriel Cavazos Villanueva, hijo del fallecido escritor.

Con 75 años de trayectoria, el académico nacido en Guadalupe, Nuevo León, era considerado uno de los más prolíficos historiadores del norte de México, con más de 28 publicaciones.

Previo a este evento, el Gobernador del Estado, Jaime Rodríguez Calderón, también montó guardia de honor en el patio del Palacio de Gobierno.

La Universidad Autónoma de Nuevo León fue como un segundo hogar para Cavazos Garza; él también brindó un sinfín de bondades al alma mater.

Fue asesor fundador del Consejo Consultivo, colaborador en el periódico Vida Universitaria, Fundador y director del Centro de Investigaciones Históricas, profesor fundador del Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras.

El Rector de la UANL, Rogelio Garza Rivera, lo recordó así durante el evento al que asistieron ex gobernadores del Estado como Sócrates Rizzo y Benjamín Clariond, así como ex rectores como Reyes Tamez, Luis Galán Wong y Jesús Ancer.

c33a4950

“Protagonista de la historia, el maestro Cavazos Garza nos deja un vasto legado que concentra la memoria histórica de la región. El cronista, el archivista, el bibliotecario, el profesor de historia de México. Hablar del profesor Cavazos Garza es hablar de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

“Difundir su obra es un modesto homenaje al historiador, pero una valiosa aportación a la riqueza cultural del Estado. Sin duda, su obra es un homenaje a Monterrey. Lo recordaremos por sus palabras, profundas, sencillas, francas y honestas, porque en ellas encontramos guía, consuelo y sabiduría”, señaló.

La flama de la verdad ardió. Luto de alegría por la despedida dulce del cronista, Garza Rivera también le dio el adiós a nombre de la Universidad.

“Hoy el maestro regresa a su casa no para despedirse, sino para iniciar una nueva relación sin tiempo ni espacio. El mundo de la eternidad donde habita para siempre; lo más importante, lo que no se ve, el espíritu y la esencia del ser humano. Y así como la ardiente flama de la verdad, eterna será en nuestra alma mater la presencia intelectual de nuestro maestro Israel Cavazos Garza”, concluyó Garza Rivera.

 

Hombre de cultura

Pícaro y sabio, así recuerda a Israel Cavazos el también cronista Héctor Jaime Treviño Villarreal, director del Archivo Histórico del Estado.

“El maestro como ser humano tenía un trato fino, además de contar con una picaresca en el comentario preciso. Independientemente de su labor de cronista, de archivista e historiador, el maestro fue un hombre de cultura que dominaba diferentes facetas pero que mucha gente no lo sabía.

“Fue un gran declamador, fue maestro en los concursos de declamación, declamaba desde pequeño, pero no le eran ajenas las artes plásticas, la música. Era un hombre completo de la cultura.

“Lo hemos encasillado más como un investigador y hombre de la cultura; sin embargo, dominaba una amplia gama de las actividades espirituales”, señaló. Treviño Villarreal en el pórtico del Colegio Civil.

Mientras, la gente que abarrotaba el emblemático edificio universitario  despedía el féretro que partía rumbo a la parroquia de Nuestra Señora de la Inspiración, en el centro de Guadalupe. Ahí paseó por la plaza del centro, esa que tan profunda relación mantenía con Cavazos, pues en aquellas bancas reflexionó sobre algunas de sus investigaciones.

“Se nos fue la memoria del Estado”

La poeta Minerva Margarita Villarreal señaló que la partida del cronista pesará en el pensamiento regiomontano.

“Una de las cosas que me conmovió mucho en una charla que dio era que a él le pasaba algo, que a mí también me pasa dentro de la poesía. Decía que se pasaba días enteros buscando un dato en el archivo y no lo encontraba. “Entonces en sueños, el personaje de quien estaba buscando una anécdota o un dato, le hablaba y le decía que buscara en tal o cual página. El objeto de estudio se convertía en el sujeto, había una comunicación, iba más allá del acto de investigación en términos asépticos como la ciencia nos pide, pero él hacía de la ciencia un arte”, apuntó la también directora de la Capilla Alfonsina.

Es a Cavazos a quien se le debe la creación de Interfolia, revista tetramestral de la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria.

Villarreal señaló que Cavazos estaba más allá de ser un historiador, sino que era un escritor de la historia.

“Sabía escribir y sabía narrar la historia. Pienso que ocupar el lugar de este hombre será muy difícil porque él se daba, plenamente, a diario, a las páginas de la historia”, definió.

Entender el presente

La familia Cavazos Villanueva se vio conmovida por el gesto de parte de la Universidad, y señalaron que la memoria de su padre estará bien resguardada.

“Estamos muy conmovidos y agradecidos con estas despedidas de su presencia física. Esta despedida de la Universidad es muy importante, pues fue su casa durante mucho tiempo.

“Sus libros van a estar resguardados gracias a una fundación, incluso un montón de apuntes históricos que no logró escribir, seguramente, van a servir para que los investigadores puedan hacer trabajos relevantes sobre la historia y el noreste de México.

“Mi papá me decía que su trabajo era revivir el pasado para entender el presente”, indicó Gabriel Cavazos Villanueva, hijo del historiador.

Es así como Cavazos Garza será parte de la ciudad. Si bien, una importante avenida en Guadalupe lleva su nombre, hoy el maestro Cavazos se ha amalgamado con los semáforos, las ventanas, las plazas públicas, los kioskos, las nuevas plazas comerciales y conjuntos habitacionales de los ciudadanos del futuro, que observarán en la obra de Cavazos un cronómetro del progreso en Nuevo León.

No Comments