Fines de los 90, el regreso de Vida Universitaria

El 15 de febrero de 1997 se publicó el ejemplar 1 del año 1 de la segunda época de Vida Universitaria. En esos primeros tres años de la nueva época, al órgano informativo de la UANL le tocó la coyuntura histórica de los años de expansión presupuestaria, en infraestructura y oferta académica, la Visión 2006 y los retos del cambio de siglo.

img_5170

 Por Luis Salazar

Son 300 ejemplares atrás en la historia de Vida Universitaria. El 15 de febrero de 1997, se publicó el primer ejemplar del primer año de la nueva época. Fueron años de un crecimiento exponencial de la Universidad en todo sentido: infraestructura, Visión 2006 y la antesala del cambio de siglo.

La vuelta de Vida Universitaria se publicó con una portada donde aparece el entonces Presidente de México, Ernesto Zedillo Ponce de León, brindando su apoyo a la Máxima Casa de Estudios de Nuevo León. En la portada del segundo número, el entonces rector, el doctor Reyes Silvestre Tamez Guerra, anunciaba su proyecto Visión UANL 2006.

img_5150

Las estadísticas de la UANL eran de un poco más de 107 mil estudiantes; seis mil 277 docentes –de los cuales la mitad poseían estudios de posgrado–; había 104 profesores dentro del SNI y la UANL contaba con 32 programas de posgrado del Padrón de Excelencia del Conacyt. Nueve mil estudiantes hicieron el servicio social ese año.

En esas primeros meses de 1997 se creó la Dirección General de Estudios de Posgrado a cargo del doctor Ubaldo Ortiz Méndez. Renació el Centro de Estudios Humanísticos (CEH) con la dirección del doctor Agustín Basave Fernández del Valle, y crearon la Dirección de Investigación Científica, que dirigiría el doctor Mario César Salinas, entonces coordinador del doctorado en Inmunología de la Facultad de Medicina. En el plano cultural, ese mes anunciaron el regreso de la Escuela de Verano UANL.

img_5165

Vida Universitaria también publicó en marzo de 1997 la inauguración de la Unidad de Seminarios del Campus Mederos. Un mes después, anunciaron que la UANL era sede, por primera vez, de la Universiada Nacional.

Se publicaron ediciones centradas en un solo tema, como fue el caso de la prevención del SIDA (noviembre, 1997); la naciente TV-UANL (enero, 1998), el oficio periodístico (febrero, 1998), la Avanzada Regia (marzo, 1998) y un número por completo para hablar de la muerte del poeta y Premio Nobel mexicano, Octavio Paz (abril, 1998), el fútbol desde todas su perspectivas en semanas previas al Mundial Francia 98 y un número exclusivo a 30 años de la Masacre de Tlatelolco (octubre, 1998).

En febrero de 1999 por las páginas de Vida Universitaria se hacía un recuento y celebración de los 40 Años de la Orquesta Sinfónica (OSUANL). Meses adelante, en el verano, se hablaba de la vuelta de la saga Star Wars, pues las salas de cine de todo el mundo proyectarían el Episodio I La Amenaza Fantasma. Acercándose el fin del año, y del siglo, las ediciones de Vida Universitaria publicaban sobre el Muro de Berlín y “El día en que terminó el Siglo XX” (octubre, 1999).

img_5141

En un artículo de avant-garde, el doctor Juan Antonio Aguilar Garib, entonces profesor del doctorado en materiales de la FIME, comentaba el estado actual de la informática y robótica. El doctor sugería que quizá serían comunes los viajes supersónicos en 2008, la cotidianidad de la realidad virtual en el hogar que habría en 2010 y la llegada del hombre a Marte en 2019 (edición de noviembre de 1999).

En diciembre también se habló sobre el trepidante proceso revolucionario que traía consigo la incipiente era de la informática. Antes de dar el salto de un milenio a otro, la numeraria decía que, en cinco años, Internet se había convertido en la mayor empresa de servidor público del mundo.

En 1999 había 196 millones de usuarios de Internet; y calculaban que habría 500 millones en el 2003. Un candidato demócrata reunió 500 mil dólares de sus seguidores a través de la red y la Corona Inglesa recibió 700 mil condolencias por la muerte de la Princesa Diana de Gales en la página real www.royal.gov.uk.

img_5142

Celebración

Por Alejandra Rangel

Me uno a la celebración de Vida Universitaria y a sus esfuerzos por continuar dando testimonio del devenir universitario. Un devenir acorde con la historia y las épocas que marcan rumbos y significan nuevas visiones, al tiempo que interpreta los aconteceres del pensamiento y la sensibilidad de lo humano.

Al recorrer las páginas de la revista, encontramos las expresiones de la cultura en sus múltiples posibilidades que crean conciencia del quehacer de la educación en una atmósfera universal, que implica la unión de lo uno y lo múltiple, una pluralidad de ideas y miradas que conforman e identifican a los pueblos y a sus comunidades.

Hoy estamos ante problemáticas sociales y políticas insólitas no sólo para México sino para el planeta y, desafortunadamente, el aprendizaje humanístico se mira cómo última posibilidad para lograr detener la descomposición del mundo y del hombre. Una humanidad abatida por las guerras, el hambre, la injusticia, un reparto inequitativo de la riqueza, aunado al deterioro del hábitat y del entorno natural.

Vivimos los momentos de la técnica, es ella quien domina y dispone las cosas para hacer del cálculo una forma única del pensamiento, olvidándose del ser y la existencia. De aquí la necesidad de contar con los testimonios de las vidas de los universitarios, de sus creaciones y universos con el fin de enriquecer los caminos fácticos que ofrece la experiencia y ver a la juventud como la fuerza  transformadora de una realidad que se impone.

No Comments