¿Hacia dónde va la educación?

El cuarto Congreso Internacional de Historia, “La Historia de la Educación. Los retos del siglo XXI”, organizado del 27 al 30 de noviembre por la Secretaría de Extensión y Cultura a través del Centro de Información de Historia Regional, brindó un espacio de reflexión en torno a la educación, su impacto social, político, económico y cultural en las sociedades actuales.

Juan Pablo Castro

Educación con cultura, valores y fomento ecológico

El Dr. Pedro Jurado de los Santos, de la Universidad Autónoma de Barcelona, puso sobre la mesa temas de la universalización del derecho a la educación y cambios estructurales del sistema educativo.

¿Cuál es el camino que traza la educación actualmente?, ¿Existe una educación de calidad para todos?, ¿La eficiencia educativa trasciende en la sociedad?, fueron algunos de los cuestionamientos en la conferencia magistral “Educación para todos. El proceso de inclusión progresiva”.

El 28 de noviembre en el Aula Magna del Colegio Civil Centro Cultural Universitario, el psicólogo y pedagogo instó a la realización de un sistema educativo que garantice el aprendizaje de calidad.

“Las necesidades que tiene una persona que va en silla de ruedas son muy diferentes a las que pueda tener yo, por lo tanto, debe haber una equidad en ese sentido”.

En este contexto, recordó que las cifras elevadas de analfabetismo en el mundo indican que debe haber cambios estructurales en el sistema educativo, a la par de reconocer las necesidades de los estudiantes que surgen de la evolución misma de la sociedad.

En opinión de Jurado de los Santos, la propuesta de la inclusión progresiva plantea brindar garantías en el sistema de educación y la certeza que éstas se cristalicen. Lejos de establecer sistemas exclusivos de personas con capacidades diferentes u otras que sean por cuestiones de género o étnicos, esta idea engloba a todos los alumnos que tienen el derecho a la educación.

Asimismo, constituye dentro de sus planes de estudio el acceso a la cultura, el deporte, valores y el fomento ecológico.

Consiente de los periodos que implica realizar un cambio con impacto social, el español detalló que en las cuestiones colectivas debe imperar la voluntad y sobre todo el conocimiento para conducir a los alumnos a un sistema de educación integral.

El bullying: la “pesadilla silenciosa”

Como parte del cuarto Congreso Internacional de Historia, la Dra. Carmen Collarte Rivacoba compartió con estudiantes y comunidad nuevoleonesa algunas formas de extinción y manejo del bullying.

La humillación invade al ser, sometido a la voluntad de los demás, arrinconado, desolado, triste y excluido de cualquier forma de convivencia es como un niño afectado por el bullying vive día con día, lo que puede considerarse como un martirio.

Definiéndola como una prisión en las aulas, la Dra. Carmen Collarte Rivacoba impartió la conferencia magistral “Te elegimos, te maltratamos, nos burlamos: bullying en la escuela” el 30 de noviembre en el Aula Magna del Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

Ante estudiantes, cronistas, docentes e investigadores de Nuevo León, la especialista clausuró el Cuarto Congreso Internacional de Historia.

Procedente de la Pontificia Universidad Católica de Chile, la experta atribuyó a los medios de comunicación, la sociedad violenta y las costumbres contemporáneas que nacen en las nuevas generaciones como el núcleo de este malestar.

Los videojuegos, series de televisión, películas y dibujos animados con alto contenido de violencia forman parte de los elementos enlistados que llevan a los estudiantes a realizar este tipo de actos en las escuelas.

Cuando el maltrato, el acoso y el hostigamiento se repiten por más de cinco ocasiones, se considera bullying y remarcó que el término se deriva de la palabra inglesa Bull, que en español se refiere a un toro, pues consideran que se “torea a la víctima”.

La violencia física y psicológica se usa para afectar a las personas, lo que lleva al ofensor y al ofensivo a la “pesadilla silenciosa” en el que ninguno de los dos comenta a los mayores, uno por miedo a ser castigado y el otro por el temor de estar amenazado. Collarte Rivacoba reconoció que las intimidaciones, extorsiones y amenazas que recaen en este trastorno social se dan en niños de mayor a menores edades.

“Son hechos violentos en una forma clandestina, con una dinámica silenciosa; los niños están impedidos de comentar, impedidos de acusar, porque están amenazados. Un bullying puede durar años y los padres no lo saben, los profesores tampoco lo saben.

“Los compañeros saben pero se callan y por temor a ser agredidos se ponen de la otra banda, es un fenómeno extraño de la mente de las personas. Me hago malito para que no me ataquen, entonces me paso a la banda de los que pegan, de los que amenazan y quitan cosas; así me protejo”, dijo.

La conferencia brindó a los asistentes un enfoque para enfrentar el bullying como afectación social, que debe de enfrentarse de la mejor manera, evitando la violencia y de manera escrita.

“Una de las sintomáticas clásicas son que no quieren ir al colegio”, sentenció la catedrática. “No hagan denuncias oralmente porque la gente las tira al basurero. Las denuncias son siempre en una carta citando las circunstancias de quien se está quejando”, explicó.

No Comments