Hijos de madres en prisión: una deuda social

 

Autora y colaboradores del libro Derecho de familia y diversidad. Los derechos del infante y las estancias penitenciarias coinciden en la deuda social que existe por parte de los tres órdenes de gobierno y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial con los niños que viven con sus madres en los centros penitenciarios en México.

Por Luis Salazar

Fotos: Jonathan Monsiváis

La palabra inocentes, cuando se habla de niños que viven con sus madres recluidas en un centro penitenciario, cobra un doble sentido. Se estima que sólo en Nuevo León hay cerca de 18 mil niños y niñas que tienen uno de sus padres internos en alguno de los centros penitenciarios.

La cifra exacta es incierta. No se sabe cuántos de ellos son menores de 6 años, por lo tanto, aún permanecen con sus madres en prisión.

iki_6672

Estos planteamientos y sus respectivas alternativas de solución en propuestas y reformas legislativas, judiciales y de orden ejecutivo fueron descritas por la doctora Patricia Liliana Cerda Pérez y los colaboradores del libro Derecho de familia y diversidad. Los derechos del infante y las estancias penitenciarias, que presentaron el 9 de septiembre en el Aula Magna del Colegio Civil Centro Cultural Universitario.

El libro es editado por la UANL, el bufete Fernández-Fromow-Rivera y el Instituto DIPEV S.C. Además de la doctora y catedrática de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, en la investigación participaron el diputado federal por Nuevo Léon del PRD, Waldo Fernández González, y el director de la asociación civil Renace A.B.P., Martín Carlos Sánchez.

La doctora Cerda Pérez relató en la presentación que el libro busca propiciar la reflexión en las decisiones de las políticas públicas con respecto a los infantes que viven con sus madres en los centros penitenciarios.

“En nuestra democracia aún existe una deuda social con ellos. Urge el consenso legislativo y es tiempo de tomar manos en este asunto porque si no es ahora ¿cuándo? y si no somos nosotros ¿quién?”, expresó.

El legislador federal manifestó su agradecimiento al gobierno de Nuevo León por abrir los centros penitenciarios a la investigación exponiendo que fue “un acto de valor”. En la presentación hizo un repaso por los diferentes capítulos de la compilación.

iki_6662

Según la investigación, en Nuevo León existen aproximadamente 28 mil niños que son hijos o hijas de internos de centros penitenciarios. El diputado expuso que la Ley dicta que el hijo de una madre en prisión debe permanecer con su madre hasta los seis años de edad. Sin embargo, la experiencia –a lo largo de casi dos años de investigación– les dice que debe ser sólo hasta los tres años cumplidos.

“Presentaremos una iniciativa de ley correspondiente en el Congreso. Hay que otorgarles infraestructura básica en las prisiones. También está el tema de la estigmatización y trauma que existe en los niños y la familia de las internas en los reclusorios”, enumeró.

Por su parte, el director de Renace A.B.P., Martín Carlos Sánchez, destacó que tienen más de 20 años trabajando con personas en situación vulnerable y en los reclusorios, por lo que crearon el programa “Renace niños”, en el que apoyan a 30 niños con un incentivo  económico de 500 pesos mensuales para el pago de los útiles escolares y alimentación y “Mujer por Renace”, donde trabajan en aspectos legales para que las mujeres obtengan su libertad.

No Comments