José Gaos: alumno y maestro agradecido

‘José Gaos, amigo de Alfonso Reyes, fue un pensador muy agradecido con sus maestros y un gran maestro’, destacaron Adolfo Castañón y Alfonso Rangel Guerra en la presentación de la autobiografía del traductor y filósofo español, que Castañón reedita, glosa y presenta en el Festival Alfonsino 2016.

Por: Luis Salazar

Fotografía: Pablo Cuéllar

Imagen Adolfo Castañón yAlfonso Rangel Guerra presentaron el libro

Contar cómo uno mismo se hace filósofo, quiénes te orientaron para serlo y, después, tratar de explicar la psicología de tus maestros; esa búsqueda no es algo común. Bueno, convengamos que José Gaos (España 1900–1969 México), el pensador, traductor y filósofo español en el exilio no fue un hombre común.

Esto es a grandes rasgos lo que Adolfo Castañón explicó en la presentación de Materiales para una autobiografía filosófica. Confesiones profesionales, otros ensayos y papeles, original de Gaos, y ahora editado por Bonilla Artigas Editores.  El crítico literario y ensayista presentó la obra junto al maestro y funcionario cultural Alfonso Rangel Guerra.

Castañón hizo una ‘advertencia y selección de textos’, la cual pertenece a la colección que él coordina, Las semanas del jardín, el 16 de mayo en el Festival Alfonsino 2016 en la Capilla Alfonsina Biblioteca Universitaria.

Imagen Portada del libro de José  Gaos

El protocolo de presentación lo hizo la poeta y directora de la Capilla Alfonsina, Minerva Margarita Villarreal. También estuvo presente Alicia Reyes, nieta de Alfonso Reyes, quien fue amigo cercano de Gaos.

Alfonso Rangel Guerra comentó que el libro es valioso por lo inusual, significativo y porque reúne lo que está disperso en un Gaos que se dedicó a explicar, contar y referir todo lo que hicieron sus maestros para que él fuese filósofo.

“Explica cómo Manuel García Morente logró hacer lo más difícil de conseguir: que su alumno piense por sí mismo. Y es de los pocos testimonios de un alumno hablando de su maestro”. Rangel Guerra planteó que aún falta estudiar la relación entre Gaos y Xavier Zubiri, otro de los maestros del pensador español.

Imagen Alfonso Rangel Guerra y Adolfo Castañón antes del evento

Adolfo Castañón (Ciudad de México 1952) inició su charla situando a Gaos como el traductor de 78 obras filosóficas en autoría de Heidegger, Platón, Kant, Kierkegaard y Husserl. Por ahí sólo le faltó Karl Marx, pero estuvo cerca.

Gaos fue  un maestro de filosofía, traductor y hombre de amplia conversación y tertulia. Personaje clave en la fundación del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM.

Castañón, bibliófilo y dueño de la segunda silla de la Academia Mexicana de la Lengua, precisó que el libro es un homenaje a su padre, quien fue discípulo de Gaos y de Reyes. Esta obra también rinde homenaje al antologador y discípulo de Gaos, Alejandro Rossi.

“José Gaos no se murió en su cama, sino en el examen profesional de un alumno; y su último aliento lo dio en los brazos de Miguel de León Portilla, pero esa es otra historia”, relató Castañón en alguno de los paréntesis de la glosa autobiográfica que hace de Gaos.

Imagen Adolfo Castañón y Don Alfonso Rangel

“Gaos es figura clave del génesis de la filosofía mexicana. El libro contiene confesiones y su experiencia como maestro de filosofía en México y un aspecto que muy pocas veces se ve: el alumno hace un análisis psicológico de sus maestros”, aseguró Castañón.

Al final de la presentación, Minerva Villarreal agradeció la donación a la Capilla Alfonsina de un par de obras que Castañón encontró entre los libros de viejo; entre ellos: Algunos apuntes acerca de las letras y la cultura de Nuevo León en la centuria de 1810 a 1910, obra fundacional en autoría del doctor Rafael Garza Cantú.

No Comments