Juicios orales, el desafío de la abogacía

La aplicación del juicio oral en México exige al profesional del derecho contar con la habilidad para construir argumentaciones verbales, solucionar problemas de manera inmediata, negociar y mediar a través de la reparación del daño.

Por Blanca Medina Viezca

La entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal en México significó un gran cambio en el ejercicio del derecho. Para el abogado, la modernización de la justicia trajo consigo un nuevo reto: los juicios orales.

En el marco del Día del Abogado, que se celebra el 12 de julio, el catedrático de la Facultad de Derecho y Criminología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, Javier Sepúlveda Ponce, explicó que los abogados que ejercen esta profesión tienen la obligación de renovarse a través de educación constante.


5extra Abogado

Para los estudiantes que comienzan a formarse en la materia, comentó el catedrático, representa una oportunidad para ejercer la abogacía de una manera transparente y encaminada a respetar las garantías de los implicados.

“Hay miles de abogados que no están preparados para una audiencia oral, se quedan callados, no saben qué decir. Los abogados litigantes, los funcionarios de la procuraduría, de la defensoría pública y del poder judicial están acudiendo a las aulas, convencidos de que deben aprender en forma constante”, señaló el también titular del Centro de Enseñanza para la Litigación Oral de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Desde tener la capacidad de expresión verbal y una construcción argumentativa eficaz, hasta solucionar problemas de manera inmediata, llevar una negociación pertinente y aplicar la mediación para la reparación del daño son algunas de las competencias que el profesional del derecho actual debe aplicar a la hora de laborar.

“De escribirlo a explicarlo hay un gran abismo y el juicio oral requiere mucha habilidad, porque todo sucede a la velocidad de un rayo. Tienes que estructurar tu defensa y tu acusación de forma inmediata.

“En la Facultad [de Derecho y Criminología] le enseñamos a los estudiantes a través de la práctica, para que sea el mismo escenario en el que se van a desempeñar. Hacemos simulaciones y ellos llevan el rol, se equivocan y lo vuelven a hacer”, señaló el abogado en materia penal.

Además, a los nuevos procedimientos, se agregó el uso de las nuevas tecnologías, donde el viejo expediente plasmado en papel se dejó a un lado para abrir paso a la información electrónica.

“También los juicios ahora son video grabados; ahora se pide una copia en disco o USB. Podemos hacer audiencias a distancia, la justicia se modernizó”, agregó el catedrático de la UANL.

Desde el 2008, se anunció la entrada del Nuevo Sistema de Justicia Penal, donde los juicios orales representaron un cambio para el ejercicio del derecho. Ahora, con la implementación del mismo en todo el país, el principio de la oralidad se ha integrado a otras materias, pues no es sólo en el ámbito penal donde se ejerce este método, ya existen asuntos mercantiles, temas familiares o civiles que se litigan a través de esta vía.

“El derecho -como todas las ciencias- está evolucionando y la prueba la tenemos ahorita con los juicios orales”, puntualizó el profesor en derecho.
Abogados preparados para el mundo

A diferencia de hace una década, los juicios orales han permitido a México posicionarse con un sistema transparente, confiable y justo, igual que otros países del mundo.

Este avance, explicó Javier Sepúlveda, permite que los estudiantes egresen con las competencias necesarias para ejercer el derecho en otras regiones donde el abogado tradicional no tenía la capacidad de laborar en la materia.

3Extra3- Alumnos de primer ingreso en leyes

“Ya no hay barreras, en otros lados se litiga igual. Las leyes pueden cambiar pero no la forma de litigar”, explicó Sepúlveda Ponce.

“Lo que aquí es delito, tal vez allá no, pero ¿cómo lo voy a enfrentar? Es lo mismo, una audiencia es la misma; te paras, hablas y expones igual aquí que en los países desarrollados”, agregó.

La Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, desde el 2009, integró una sala de juicios orales donde los estudiantes pueden hacer prácticas reales en la materia.
Además, desde el 2011, la institución universitaria integró en sus planes de estudios las maestrías de Mercantil y Procedimiento Oral, y Métodos Alternos y Solución de Conflictos.

En el 2015, la facultad inauguró el Centro de Enseñanza para la Litigación Oral, en el que se imparten seminarios, talleres y cursos para los estudiantes y egresados que buscan informarse y actualizarse en el tema. Fue en el mismo año cuando se adecuó el plan de estudios de la licenciatura para integrar materias como Enjuiciamiento Oral y Derecho Procesal.

No Comments