La astronomía hoy

La Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas ha puesto en marcha un proyecto en materia de astronomía, en colaboración con la Academia de Ciencias de Rusia, que involucra  la Maestría en Astrofísica y el Observatorio de Monitoreo de Basura Espacial. Será en Iturbide donde se instalen los telescopios para generar la información espacial.

iki_1982

Por Esperanza Armendáriz

Fotos: Jonathán Monsiváis

La astronomía es una ciencia que se estudia en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas (FCFM) desde hace 40 años, pero es en los últimos 5 años que ha tenido auge.

Lo anterior se debe a dos situaciones: el descubrimiento de nuevos planetas y la probabilidad de que toquen a la Tierra materiales expulsados por el Sol o algún meteorito.

“La astronomía siempre ha sido muy atractiva para los jóvenes y para quienes nos gusta estudiar la naturaleza, al final de cuentas la pregunta ¿de dónde venimos? tiene su respuesta en las cuestiones astronómicas para tratar de responderla. Sin embargo, hay temas recientes que no tienen que ver con la parte romántica de la astronomía que le han dado relevancia”, explicó el Dr. Eduardo Pérez Tijerina.

El investigador y académico de la FCFM agregó que casi a diario hay reportes de nuevos planetas; de pronto alguno con características similares a la Tierra,  lo cual tiene que ver con que no somos tan privilegiados como pensamos.

A esto se suma la invitación que hizo la ONU a miembros de este organismo para  estudiar los fenómenos provenientes del espacio exterior. La Agencia Espacial Mexicana promovió un cambio en la nueva Ley de Protección Civil para considerar a los fenómenos provenientes del espacio exterior -meteoritos y material expulsado del Sol- como desastres naturales.

“Ahora todas las agencias de protección civil están obligadas a  tener conocimiento de este tipo de fenómenos, y se abre entonces el panorama en la materia, hay una necesidad real de tener recursos humanos preparados para entender este tipo de fenómenos”, argumentó.

Pérez Tijerina compartió que la FCFM ofrece la Maestría en Astrofísica Planetaria y Tecnologías Afines  que tiene como propósito estudiar todo lo relacionado con el Sistema Solar y planetas; pero, también con las tecnologías que  son  necesarias aplicar  en el estudio de estos fenómenos provenientes del Sol y meteoritos u objetos cercanos a la Tierra con posibilidades de impactar.

“El objetivo es  poder  determinarte dos cosas: esa probabilidad de impacto o generar daño a la Tierra y además establecer protocolos para mitigar un posible evento de esto; todo lo que se ha realizado en la facultad forma parte del Programa Universitario para el desarrollo de la Astrofísica y Ciencias del Espacio que desarrollamos hace 5 años”, continuó.

El primer paso que se dio como parte de este programa fue incluir en un rediseño de licenciatura un área de acentuación en Astrofísica.

Al observatorio tienen acceso de 10 alumnos de posgrado y alrededor de 20 jóvenes de licenciatura que han estado interesados en participar.

iki_2004

Observatorio de Monitoreo de Basura Espacial

 

Los trabajos en materia de astrofísica son impulsados desde la FCFM por el Dr. Eduardo Pérez Tijerina, quien es responsable del Observatorio de Monitoreo de Basura Espacial que ya está en marcha y que se desarrolla en colaboración con la Academia de Ciencias Rusas, con sede en Moscú.

De esta relación con académicos e investigadores de Rusia iniciada en 2013, ya se logró el donativo de equipamiento que, de manera provisional, se instaló en la terraza del Centro de Investigación en Ciencias Físico Matemáticas como un laboratorio para los alumnos de la Maestría en Astrofísica.

El proyecto del Observatorio de Monitoreo de Basura Espacial está previsto se instale en el municipio de Iturbide.

“La instalación del observatorio en la terraza del Centro de Investigación en la FCFM obedece a dos cosas: la necesidad de tener acceso a infraestructura de astronomía para los laboratorios y las prácticas de los estudiantes de la maestría, y la necesidad de hacer las pruebas de funcionamiento de esta infraestructura que nos trajeron los rusos como parte del programa de Monitoreo de basura espacial, que es de carácter internacional”, explicó Eduardo Pérez.

El grupo de investigadores de la Academia de Ciencias Rusas, encabezado por Igor Molotov, Jefe del Proyecto Keldysh, visitó la FCFM  el septiembre pasado con el objetivo de traer el equipo especializado para hacer el monitoreo espacial, instalarlo en el edificio y ofrecer una capacitación a los académicos de la UANL.

iki_1973

Recibieron la capacitación los doctores Enrique Pérez León, Calos Chávez Pech, Dr. Andrés Avilés Alvarado y Eduardo Pérez Tijerina, quienes están trabajando en este programa.

El laboratorio tiene dos infraestructuras, una exclusiva para la campaña de monitoreo de basura espacial utilizada directamente en la noche,   durante el día, se hacen registros que aportan información al Laboratorio Nacional de Clima Especial.

Para el programa de Monitoreo de Basura Espacial la metodología es muy específica: la gente de Moscú nos envía un archivo en donde vienen las indicaciones para la observación, nosotros ponemos ese archivo a funcionar, vemos que está funcionando, adquirimos los resultados, se hace un pre-tratamiento de los resultados  y luego se les envía a ellos, para que hagan el tratamiento final. Después ellos, si determinan que hay un objeto interesante de nuestra campaña de observación, nos avisan y nos ponemos a estudiar ese objeto con más detenimiento.

Ese mismo proceso se repite con otros 28 observatorios en el mundo, y en Moscú recolectan toda la información.

iki_2012

Estudio de las manchas solares

El otro uso del Observatorio instalado en la FCFM  que se realiza durante el día  es el estudio continuo de los ciclos solares  que generan información  dirigida al Laboratorio Nacional de Clima Especial.

El Dr. Enrique Pérez, responsable de este proyecto, dejó claro que este equipamiento con el que ahora cuentan también es aprovechado para tener imágenes del disco solar; el estudio que se hace es sobre conteo de manchas solares.

“Queremos que nuestro telescopio genere números oficiales de manchas solares que dan información de la actividad que el Sol tiene, a su vez esa información va a formar parte del pronóstico que hace día con día el Laboratorio de Clima Espacial, que es un esfuerzo nacional de varias instituciones del país”, agregó.

El investigador explicó que el Laboratorio de Clima Espacial tiene como objetivo monitorear las condiciones e interacción del Sol y la Tierra. Es uno de los más de cincuenta laboratorios reconocidos por CONACYT y tiene como sede el Instituto de Geofísica de la UNAM (ubicado en Michoacán),  la contraparte de la sede es la UANL.

“Es un laboratorio que se aprobó este año, por parte de la FCFM estamos en construcción en el municipio de Iturbide para estudiar los efectos del Sol en la Tierra, particularmente en la ionosfera de la Tierra, y como parte del proyecto se nos aprobó la compra de cierto equipamiento: un radiotelescopio para observar el Sol, una ionosonda para estudiar las perturbaciones que causan las eyecciones del Sol en la ionosfera de la Tierra (atmósfera alta), y un magnetómetro para estudiar los efectos en la perturbación del campo magnético terrestre”, compartió Pérez Tijerina.

No Comments