“La escultura es mi forma de hablar”, Miriam Medrez

 

La escultora Miriam Medrez, ganadora del Premio a las Artes UANL 2016 en el área de Artes Visuales, es precursora del uso de la cerámica en la ciudad. En los últimos años, la artista trabaja con los textiles y la interdisciplinariedad de la palabra a la escultura.

extra-miriam-y-erick

Por Luis Salazar

Miriam Medrez ha incursionado en la escultura desde distintos ángulos, formatos, materiales y discursos. En sus palabras, la escultura es como su forma de hablar y expresarse.

La escultora es la ganadora del Premio a las Artes UANL 2016 en el área de Artes Visuales. En entrevista con Vida Universitaria, la maestra nacida en la Ciudad de México (1958) contó que llegó a Monterrey en 1984 porque aquí se casó.

Medrez es alumna de la maestra Gerda Gruber. La escultora llegó a la ciudad y aquí fue pionera en el uso de la cerámica. Estudió Artes Plásticas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y actualmente es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

extra-obra-que-representa-a-la-mujer

“Fui de las primeras que realmente me dediqué a la escultura en cerámica en la ciudad. Cuando llegué no había mucha gente que hiciera eso. Es la técnica con la cual llegué y en la cual trabajé muchos años”.

La maestra Medrez ha expuesto su obra en Austria, Canadá, China, Francia, Irlanda, Dinamarca, Estados Unidos, Israel y Venezuela. Ha participado en más de 80 muestras colectivas, y desde 1984 hasta 2016 cuenta con 16 exposiciones colectivas.

Así trabajó por más de 20 años, hasta que poco a poco  trabajó con otros materiales en donde casi toda su creación se basa en el textil, en específico con la tela de manta.

“Obviamente que sí utilizo otras telas, todo depende del proyecto que esté realizando. Uso telas, hilos, tejidos, todo lo que provenga desde el textil. Ahorita mi mundo es más la tela, aunque no dejo de hacer cerámica en formatos grandes”.

extra-miriam-medrez-hablando-de-sus-obras

La maestra dice que no se ha quedado en una sola cosa, pero reconoce que por muchos años investigó sobre la escultura en cerámica de diferentes formatos.

“Pero también he hecho escultura con resina, con materiales como estropajos de cocina o cosas que para mí tenían relación con mi lenguaje”.

En 1993, la maestra presentó su primera serie (Las pelotas) y, a partir de ahí, cuenta con más de 12 colecciones entre las que se cuentan Los conos (1994), Bañistas (2000), Porcelana (2008), Zurciendo (2009-2010), Lo que los ojos no alcanzan a ver (2011), Vestidos Invertidos (2012) y la más reciente Talla Cero (2013-2016).

“Siempre he trabajado en series. Nunca trabajo una pieza y me aíslo. Algo que me gusta con las series –y creo que viene de mi educación– es que te dan la oportunidad de ir hilvanando una con otra pieza. No son piezas aisladas, sino que en su conjunto crean un lenguaje, son discursivas”.

extra-una-de-las-obras-hecha-por-ella

Actualmente trabaja en el proyecto “Del texto al objeto”, el cual es una serie de tres años de trabajo a través de su escultura e incluye textos de amigos escritores.

El próximo año presentará en el Centro Cultural Plaza Fátima un proyecto en donde hará alusión en sus piezas sobre la obra de 13 escritoras.

Ella dice haber explorado el dibujo muchísimo pero no la pintura. “Ahorita estoy trabajando con la palabra de la otra. Porque no sólo es mi trabajo o mi visión, sino hay toda una idea de conectar la escultura con la palabra”.

Entre las escritoras participan Virigine Castell, Maruja Nahle, Minerva Margarita Villarreal, Francia Perales, Miriam Moscona, Mayra Silva, Melissa García, Mónica Nepote, Jeannette Lozano de Monterrey y Rocío Cerón de la Ciudad de México.

“Tengo que agradecer a la Universidad por este premio, es un estímulo a mi trabajo, a la creación y a la trayectoria que llevo. Estoy comprometida con mi trabajo, con mi país, con mi gente”, sentenció.

extra-miriam-platicando-la-experiencia-al-hacer-su-obra-de-las-mujeres

 

No Comments