“La filosofía es una especie de sismógrafo de la propia época”

Dentro del Seminario Heidegger: Hermenéutica de la vida fáctica, impartido por Félix Duque, se abordaron aspectos importantes del filósofo alemán.

Por Guillermo Jaramillo

Reunidos en el Centro para el Desarrollo de Investigación en las Humanidades (CEPADIH) de la Facultad de Filosofía y Letras, dentro del Seminario Heidegger: Hermenéutica de la vida fáctica, impartido por Félix Duque, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, los asistentes abordaron tres ejes: el concepto de vida fáctica, la vida cotidiana y la inserción del filósofo alemán en el nacional socialismo.

unnamed

“Heidegger ha sido uno de los primeros filósofos que se ha preocupado –sin ser sociólogo– por la vida cotidiana y, a partir de ahí, ha buscado remontar cuáles son las condiciones de posibilidad y de legibilidad, qué es lo que significa vivir en el mundo sin hacerse ilusiones”, señaló Duque en entrevista.

La inserción de Heidegger en el nacional socialismo, según las disertaciones de Duque, se debe al malestar general que causó a Alemania vivir bajo el régimen de Weimar, con deudas de guerra y territorios ocupados por Francia, antiguo enemigo. Durante este periodo, los espartaquistas bolcheviques crearon unidades de soviets en Berlín y Munich, que fueron aplastadas a sangre y fuego.

El pensamiento de Heidegger permea en distintas áreas, como es el caso de la tecnología.

unnamed-3

El Massachussets Institute of Tecnology (MIT) utiliza, desde los años noventa, el pensamiento de Heidegger, de Ser y tiempo, en donde habla de lo útil de la herramienta o la máquina para solventar los problemas cognitivistas que, en última instancia, eran una vuelta al dualismo cartesiano.

En última instancia, los científicos del MIT vuelven a Heidegger para buscar esquemas conexionistas de respuestas, cada una de ellas separadas, es decir, que no tienen engramas, por lo tanto, cada una aprende de los errores y explicarían la posibilidad de la autogeneración de las máquinas.

“Entonces toman la idea de Heidegger y la realizan seguramente contra los intereses del propio Heidegger, quien se horrorizaría por la nanotecnología, porque él no llegó a pensar en eso porque se quedó en la cibernética en los años sesenta”, apuntó.

Duque señaló que Heidegger es un filósofo multidisciplinario, pues en sus textos hay incitaciones para pensar el problema de la técnica, el arte y la poesía más como mecanismos de comprensión de la técnica que como una alternativa distinta al modo de vivir en el mundo.

unnamed-2

La idea de la destrucción de la razón occidental como sistema de lectura izquierda a derecha, de arriba hacia abajo, en donde está la base del método hipotético deductivo. Ahora estamos aprendiendo a pensar en forma como de pantalla fragmentada, encontrando el sentido a través del entrecruzamiento de los mensajes y no de una manera unitaria vertical.

“Caminamos, en un sentido metafórico, a una especie de destrucción del mamífero vertebrado superior, arriba el cerebro, abajo los pies; a una suerte de pólipos conectivos que establecen circuitos de condensación y de deshechos inéditos, a los cuales obviamente favorecen a la red.

“Somos amebas que vamos estableciendo cultura. Con todo eso, desaparecen muchas cosas; para empezar, la identidad de un pueblo, de una nación, de un propio individuo. Todo eso está dejando de existir y es verdad que Heidegger nos ayuda mucho”, comentó.

Duque señaló que si la filosofía es capaz de pensar los problemas de la técnica, la política y el arte, tendrá posibilidades de hacer frente a este tipo de fenómenos. Pero si la filosofía se dedica a rumiar los viejos textos y repetirlos una y otra vez, está perdida; sería ideología.

unnamed-1

 Heidegger sí, pero en posgrado

Cuando se le cuestiona si el estudiante debe leer a Heidegger en la Universidad, su respuesta es contundente.

“Cada vez que el pensamiento de Heidegger, que ha sucedido con la Escuela de Chicago y la Escuela de Boston, los dos grandes centros, lo intentan hacer fructífero para las tecnologías, aparece gente detractora diciendo ‘con razón eran un nazi cochino’. Pero lo que sé es que tenemos una serie de textos que son interesantes, algunos de ellos están infectos y creo que somos suficientemente listos para quitarlos.

“Aunque fuera verdad, pareciera que esto significa que consideran al estudiante como un imbécil, deficiente mental que tiene que ser guiado, no vaya ser que se equivoque”, indicó sarcástico.

Para Duque, la universidad debe enseñar a Heidegger pero en posgrado, pues el filósofo alemán recoge muchas aguas, muchas otras lecturas y voces conviven en él, por lo tanto, en muchas ocasiones su propio discurso carece de citas de otros autores.

“Es muy difícil. Es una destrucción de toda la historia de la filosofía. En el posgrado sería tan importante que todos los grandes filósofos como Platón, Aristóteles, Hegel, Kant, Descartes”, finalizó.

No Comments