La mística de Japón

El Centro Cultural Universitario Colegio Civil fue la sede de un espectáculo que dejó sorprendidos a muchos: Art Mix Japan, agrupación integrada por tres artistas nipones que con orgullo presentan en el escenario las tradiciones y cultura de su país.

c33a9783

Por Benjamín Núñez

Fotos: José Luis Macías

Artistas nipones sorprendieron a los asistentes al espectáculo Art Mix Japan, que se llevó a cabo el 6 de diciembre en el Centro Cultural Universitario Colegio Civil, en el marco del 60 aniversario de la Asociación México-Japonesa.

Art Mix Japan es un programa que se integra por la presentación de magia tradicional, performance de caligrafía y música de shamisen, números que cautivaron al público que asistió al espacio universitario.

Jorge Rodríguez, Coordinador de Actividades Culturales de la Fundación Japón en México, en nombre de Presidente de la Asociación México-Japonesa del Noreste, Ricardo Pérez Otakara, hiz público un agradecimiento a la Universidad Autónoma de Nuevo León, por brindarles la oportunidad para  mostrar un poco de la cultura nipona.

El evento inició con la presentación de Tetsuma a cargo de Taiyu Fujiyama, una de las 10 personas que practican la magia tradicional japonesa considerada Patrimonio Intangible Cultural en la Tierra del Sol Naciente.

c33a9821

Al aparecer abanicos, listones, huevos, aros y kirigami- papel picado japonés- , se ganaron  los primeros aplausos de la audiencia; durante el espectáculo, Taiyu explicó que el Tetsuma surgió hace poco más de 300 años cuando se publicó Shinsen Gejutsu, un libro  sobre los 20 tipos de Tetsuma que existen.

Anterior a 1696, año en que se publicó dicho libro, se referían a la magia tradicional como Joka- magia que debe su nombre a la unión de las palabras “mano” (te) y “relámpago” (inazuma), que en conjunto crean Testuma- por la rapidez con que los artistas hacen sus espectáculos con las manos.

Fujiyama habló sobre dos de cinco cosas que componen el Tetsuma: Mitate, que es la habilidad de hacer líneas en campos de arena que representan el mar con piedras gigantes y las islas; y el Posing , las partes del cuerpo dentro del movimiento, ejemplificado con el kakubi, donde  utilizan los pies, caderas, brazos, cabeza y ojos.

Después de un receso de 10 minutos, Akira Soto continuó con la presentación de cuatro canciones con su shamisen, similar a un banjo; algunos de sus temas estaban relacionados –mencionó el traductor- a su ciudad de origen, Niigata.

Por último, Kirieshi Miko y Shoka Miho dieron una muestra de arte Shodo- caligrafía japonesa -sobre un lienzo colocado en el escenario del Aula Magna. Miko, con el uso de aerosoles, plasmó flores de cerezo, círculos y nubes en el fondo negro que simbolizaban la felicidad. Y Miho, maestra en Shodo, pintó con blanco dos letras grandes. Al mismo tiempo  Akira Soto la apoyaba de manera instrumental y Miho animaba al público pidiéndoles que aplaudieran.

c33a9798

Tras concluir su performance, el traductor comentó que el significado de la pintura era “Que las floreces del cerezo sigan bailando”, pues esperan que la  relación bilateral  entre México y Japón siga floreciendo.

Al final del evento, Rodríguez dejó que los presentes se tomaran fotografías con los integrantes de Art Mix Japan y llevarse un poco del arte de Miho en alguna parte de sus brazos al tener una de las 12 palabras diferentes que iba a plasmar.

“La relación México-Japonesa se está haciendo muy fuerte en el lado económico con el incremento de empresas japonesas en México, también buscamos que la cultura sea un puente entre ambos países”, comentó Rodríguez.

 

No Comments