LEESLEO

Hace tiempo que este chicle /ha perdido su sabor.
Me piden lo recicle /que me sentiré mejor.
Que me quede con lo bueno /que lo malo lo deseche.
Que acabaré con un pleno /carácter de malaleche.
Nací en una cicatriz /pero otras y otros en heridas.
Dudosa mi raíz /llena de memorias perdidas.
Las fronteras de este mundo /son anuncios panorámicos:
más allá, tiempo infecundo /más acá, instantes dinámicos.

Países vueltos infiernos /aspirando a ser modernos
a costa de su población: /poco dejan para movernos.
Como en tiempos de Porfirio /—bendito sea el martirio.
La idea de una revolución /es semejante a un delirio.
Y es que desde que aceptamos /el ‘primer mundo’ como lo ideal
vatos, morras, la regamos /ya empezamos pero mal.
La libre competencia /es un modelo de desarrollo;
sí, pero, como la Independencia /lo ha sido sólo para el criollo.

Vivo en uno de los satélites /del imperio del águila calva.
Esto, dado que ciertas elites /creen que gobiernan a mansalva.
Pero no les queda mucho: /yo, que era el más apolítico,
ahora sé para qué sirve el cartucho /de un punto de vista crítico.
No hay marcha atrás /estoy en el compás
voy con aquéllas y aquéllos /que quieren justicia y paz.
Tú ¿dónde estás? /¿Aún quieres más y más?

¿Sigues tras los destellos /de un satisfactor fugaz?

Mira, esa es la diferencia /entre ser pueblo y ser masa:
El pueblo es emergencia; /la masa, pues, en su casa.
Las identidades hoy /son los hábitos de consumo:
«soy televidente», «soy /cibernauta», «soy hincha», «soy humo».

¿No es acaso sintomático? /Estamos hechos añicos:
el trámite burocrático /que hace ricos a los ricos.
O qué ¿vas a decirme /que lo son gracias a su trabajo?
entre más eso se afirme /el valor del nuestro es más bajo.
No creo que exista una /sola fortuna libre de mácula.
Ninguna ayuna /chupan sangre que ni Drácula.
No tardan en acusarnos /de que tenemos el monopolio
de nuestras vidas y despojarnos /como hacen con el petróleo.
Otro mundo es posible.

 

Indignación y tristeza por la desaparición forzada de estudiantes en Ayotzinapa, sin aclararse aún cabalmente por las autoridades, se tornaron búsqueda de formas para mantener fresca la memoria y acompañar, de algún modo, el dolor de padres y familiares. De ahí surgió, “Académicos Monterrey 43”; un grupo ciudadano, cuyas acciones: conferencias, lecturas, exposiciones de fotografía, música, representación escénica y hasta programas de HipHop tuvieron lugar, en distintos espacios públicos académicos y populares, durante este año.

Nos tocó atestiguar el surgimiento de Quimera, un puñado apenas de chicas valerosas, inconformándose por la discriminación y manejo tendencioso de los certámenes de belleza en espacios universitarios que abonan su cuota no sólo en la cosificación de la mujer sino –a propósito de no violencia contra mujeres y niñas- en el alto porcentaje de mujeres violentadas, posiblemente, por no ser como las que se muestran en TV y en los concursos de belleza. Después de sus voces sucederá, mínimamente, un espacio a la reflexión.

Necesariamente[i], de Miguel Ángel Soto, es otro de nuestros hallazgos, en el fructífero y aleccionador 2015, a punto de cerrarse. Algo está ocurriendo entre los jóvenes, varones y mujeres. Sin tocar preferencias de ritmos musicales, por primera vez escuchamos en serio Hip Hop, gracias a nuestras incursiones con los chavos. Los especialistas le ubican en los 70s, desde los barrios bravos latinos y afroamericanos estadounidenses, otros, más lejos, con poetas y narradores de historias del África occidental, depositarios de la tradición oral; pero, talento y espontaneidad son características de sus intérpretes.

Su valor agregado, como en lo que aquí leemos, estriba en la mirada reflexiva de sí y el entorno del compositor, inmerso críticamente en su realidad. La simple metáfora de “reciclar el chicle”, olvidarse y pasar a otra cosa, sólo por sentirse mejor; parece no ser ya una opción, para quienes no quieren olvidar, conscientes del sufrimiento de otros y “el tiempo infecundo” donde, “aspirando a ser modernos” se pierde libertad. Despertar del que “era el más apolítico” y descubrir que vale su “punto de vista crítico”; a todas luces, entre jóvenes y adultos es un triunfo. Igual, escuchamos a Rebeca Lane y su “Poesía venenosa”, cautivadora por cuanto verdad significa, tomando como arma la palabra que mejor se le da, para disentir si es preciso: “Lamento mucho no cumplir con sus expectativas /Lo que pasa es que soy un poco conflictiva”; pretende saber qué sucede con su existencia “Hoy tengo ganas de cantar en poesía feminista posmoderna /de la eterna primavera /Intento vivir delante aunque realmente no quiera /Me perdí en el tiempo y me equivoqué de era”.

Con ánimo de seguir tirando del mundo, diría una querida amiga poeta; me late que, parafraseo a Ernesto Che Guevara, la revolución se lleva en el alma o dicho a ritmo de Hip Hop “otro mundo es posible” si queremos, haciendo, por un yo, un país, un mundo mejor. Que lo auténtico y esperanzador haga felices esta Navidad.

 

Graciela Salazar Reyna

gracielasreyna.789@gmail.com

 

 

 

[i] Pakbel. El Vato Con Gotas (Remix by Vice) Youtube.

No Comments