Miedo: el andamio de la memoria

 

Los andamiajes del miedo, de Pedro de Isla, es una novela recreativa que muestra a ese otro Monterrey, el de la memoria.

Por Guillermo Jaramillo

Para escribir una novela sobre Monterrey, el narrador Pedro de Isla encontró el mecanismo para conocer más su ciudad en el crimen de las hermanas Millet Medina.

Monterrey se recorre con el cuerpo y con la mente, el recuerdo, cuando alguien se interesa en un anuncio de periódico donde se oferta una novela. Este es el inicio de Los andamiajes del miedo, que De Isla presentará este lunes 30 de enero en el Mandala, bar ubicado en el municipio de San Pedro, a las 20:00 horas.

El crimen acontecido el 30 de enero de 1977 es el argumento para aceitar los mecanismos de la memoria.

“Sí es el crimen pero es una excusa para contar. Además, no hay manera de conseguir el expediente, que oficialmente se perdió durante el huracán ‘Gilberto’”, señala el vocal del gremio de literatura ante el Conarte.

Aunque los capítulos están intercalados, en el libro se identifican tres engranes hacia donde gira todo: el día del crimen, de la noche del 29 de enero hasta la madrugada del 31 de enero, mientras se fragua el crimen de Edgar Contreras, el asesino; un día y 30 años después del crimen, con el recuerdo de la prensa acerca de estos crímenes famosos de Nuestra Señora de Monterrey.

Todo el libro se sustenta en el presente, cuando se construye e investiga para la novela.

Edgar Contreras fue detenido por las autoridades en los Estados Unidos, y aceptó haber cometido el crimen en estado de inconsciencia. Américo Delgado fue quien llevó el caso de Contreras, y lo dejó en libertad hasta terminar sus días entre los mismos habitantes que lo vieron nacer, el municipio de San Pedro Garza García.

De las hermanas Millet Medina, Laura fue asesinada por Contreras, mientras que Elda sobrevivió a los impactos de bala en su cráneo. Años después, Elda Millet Medina fue reina de belleza en un concurso en su natal Yucatán.

“El miedo es inherente al ser humano, el chiste es ver cómo reaccionamos ante él. Esta ciudad se fundó en base a un crimen, traiciones y todo lo demás que sigue y va a seguir sucediendo.

“Uno tiene miedo a las cosas que le son más cercanas. Los crímenes que se nos quedan en la memoria son los que comete gente cercana. Creo que este crimen sobrevive porque sucede en la Del Valle, esa zona donde pensabas que no pasaba nada”, enfatizó De Isla.

 

 

No Comments