Mística hoy, mística siempre

 

Por Guillermo Jaramillo

Hablar del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes es mencionar nombres masculinos entre sus ganadores. Más de 40 poetas hombres han obtenido el tan preciado galardón nacional, el más importante a nivel nacional en cuanto a certámenes de poesía se refiere. Pero Elena Jordana, Coral Bracho, Myriam Moscona, Elsa Cross, Malva Flores, María Baranda, María Rivera, Dana Gelinas, y recientemente Minerva Margarita Villarreal aparecen como la contraparte o conjunción de la especie, la parte femenina.

extra-minerva-y-su-libro-las-maneras-del-agua

Villarreal, cuya formación como estudiante de la Universidad Autónoma de Nuevo León inició como socióloga, pronto se encaminó hacia la palabra, la lucha de la palabra.

Dama infiel al sueño, Pérdida, Adamar, Epigramísticos son algunos de los títulos de sus libros de poesía, pero Las maneras del agua es el asunto que nos acontece, pues la llevó a ser galardonada con el Aguascalientes 2016. Hablar del agua es hablar del origen, del fin ¿del fin o del principio?

Un poemario confeccionado entre 75 páginas que sobrepasan el libro, si el lector considera al libro un conjunto de páginas y pegamento.

extra-leyendo-el-libro

Minerva Margarita Villarreal advierte que en el libro conviven dos voces, una en éxtasis en contubernio con las drogas y el alcohol: las adicciones. La otra voz renueva el tono de Santa Teresa de Jesús, sí, la mística.

“La voz en drogas y en alcohol está en cursiva; la otra está en redondas. Son poemas que van dialogando. Uno está en el allá de Teresa, en 1500; y el otro está en la actualidad.

“Pienso que están en un diálogo porque para mí el éxtasis místico que logra Teresa de Jesús en su arrobo, plasmado en Las moradas y el Libro de la Vida, es un trabajo de preparación espiritual que se da a través de la oración”, apunta Villarreal.

La unión con Dios, para Teresa de Ávila, tenía una relación con las maneras del agua, cuatro formas distintas de riego.

“La unión directa con Dios se da cuando cae el agua a modo de riego en la lluvia, para que la planta fructifique. La metáfora teresiana tiene que ver con lo terreno, porque ella está hablando de dos elementos, la tierra y el agua, sobre todo la manera cómo la tierra puede fructificar.

extra-minerva-al-microfono-leyendo

“Para mí este punto de vista de Teresa, tan terreno,  digo ¿cómo puede haber tantos jóvenes adictos, tanto alcoholismo? Creo que hay un mundo espiritual que no se está desarrollando y que los jóvenes que toman mucho y se drogan es porque hay una gran necesidad espiritual en ellos. Gente muy sensible que ha encontrado salidas cerradas, y yo encuentro que el éxtasis místico teresiano tiene que ver con esto que busca el adicto”, explica.

Es ahí cuando Villarreal se da cuenta que esta búsqueda se da y no se encuentra entre los jóvenes. Mientras el místico decidía acudir a parajes inhóspitos y solitarios para encontrar su éxtasis, los jóvenes ahora buscan la compañía que se da en el antro, la fiesta para alcanzarlo.

extra-elmer-en-el-microfono

“Porque la soledad es más cruda. Pienso que en la actualidad entre más ruido e imágenes haya más se va atrofiando la espiritualidad en uno. Tú no estás a gusto contigo mismo y por eso buscas a los otros para tratar de dar salida a una emergencia que tienes. Desconoces por qué estás buscando esto”, señala.

Entre los testimonios de la confección del libro, Villarreal comentó que tuvo algunas visiones de contacto con una mujer, vestida con hábitos de monja, que llegó a visitarla en planos etéreos.

Santa Teresa y la poesía están al alcance de todos, siempre tocan la puerta pero pocos atienden el llamado.

No Comments