“Nos preocupa el costo humano y económico de la contaminación”

Biólogos, ingenieros, contadores, economistas, abogados en Derecho Ambiental, estudiantes y científicos, darán vida al Centro de Investigaciones Ambientales para la Sustentabilidad (CIAS) de la Universidad Autónoma de Nuevo León;un enfoque multidisciplinario lo convertirá en primero de su tipo en Latinoamérica.

Juan Pablo Castro 


 

Imagen 165Más que una moda, la actitud ecológica responsable debe ser un estilo permanente de acción. Comprometida por generar aplicaciones de cambio, con la insignia de la responsabilidad social, la UANL anunció la creación del primer Centro de Investigaciones Ambientales para la Sustentabilidad en la entidad. Este espacio contará con la participación de las diferentes esferas de gobierno, instancias educativas y órganos del sector empresarial.

El ingeniero Benjamín Limón Rodríguez, director del departamento de Ingeniería Ambiental del Instituto de Ingeniería Civil de la UANL, detalló para Vida Universitaria las especificaciones técnicas que prevé este proyecto para mediados del 2016.

¿Cómo se posicionará este nuevo Centro de Investigaciones Ambientales?

No llega para revocar los planes de estudio ni proyectos vigentes de la UANL, sino como complemento. Se diseña para ser un centro de referencia donde se genere información para apoyar a las escuelas y facultades en materia de sustentabilidad. No solamente se verán los aspectos de carácter ambiental, sino también el aspecto social, político, tecnológico y sobre todo el aspecto económico. Todo esto tiene que ver con el desarrollo sustentable.

¿Cómo será la sinergia de esta dependencia con las esferas de gobierno?

Buscamos apoyar al gobierno estatal y al federal con el aporte de soluciones de problemas reclamados por la comunidad. Tendrá una participación activa junto con la SEMARNAT y la  PROFEPA, además que contempla ser un centro de capacitación para funcionarios públicos que se dediquen a trabajar en el área ambiental. Los funcionarios son rotados cada tres años, debido a los cambios de administraciones gubernamentales, por esto al inicio de cada gestión el Centro ofrecerá la capacitación adecuada. Queremos marcar tendencia en toda América Latina.

¿Qué es lo que le interesará al Centro en materia de contaminación?

Estamos interesados en la contaminación atmosférica y los efectos en la salud que puedan derivar en las personas, en las plantas. El costo económico de la contaminación también nos preocupa, y nos debemos ocupar para promover soluciones integrales. Vamos a inmiscuirnos más en temas de cambio climático, calentamiento global, problemas de reforestación y sobre todo la educación ambiental, enfocados al sector social para cumplir el apartado de responsabilidad social de la UANL.

¿Debe ser uno de los edificios más verdes de la Universidad y del norte de México?

Queremos que sea un edificio que prácticamente conserve el agua, que se recicle, que el agua de lluvia sea capturada, ya sea para uso del edificio, para el riego de áreas verdes o recarga del acuífero. Los materiales que se utilicen deben tener una huella ecológica menor que otros materiales. Se pretenden hacer diversos estudios para establecer indicadores con un jardín o un techo verde, pero no solamente para observar las plantas sino para estudiar los efectos de los contaminantes en ellas.

¿Qué especialidades podrán formar parte del proyecto?

Será un centro con un enfoque multidisciplinario, tendrá biólogos, ingenieros, contadores, economistas, abogados en Derecho Ambiental, con el fin de generar nuevos marcos jurídicos que protejan. Vamos a tener espacios suficientes para el área de investigación social, psicología social, para determinar cómo es que la gente percibe la contaminación, y no acostumbrarnos a ella. Se prevé involucrar a todas las facultades y escuelas sin desplazarlas.

¿Cómo podría definir el impacto que se tendrá en la comunidad universitaria?

El centro está concebido para las generaciones futuras, para que los estudiantes y la comunidad cuenten con un espacio generador de educación ambiental, que oriente en cuanto a residuos, contaminación, abastecimiento y tratamiento del agua; donde los estudiantes puedan capacitarse para resolver problemas de carácter ambiental y tengan suficiente información para realizar sus tareas, tesis e investigaciones.

Serán cinco laboratorios los que gestionarán la preservación del medio ambiente y la sustentabilidad, entre los que se encuentran un espacio para Aire, Agua y Suelo; Ecotoxicología, Biología, Calibración de aire; y el Taller Diseño y Calibración de Equipos, e Hidrometeorología. Será el primer espacio en América Latina que de manera global cubrirá todos los aspectos en esta materia.

No Comments