Organocatálisis, química verde de vanguardia

En la conferencia impartida en la Facultad de Ciencias Químicas, el doctor Eusebio Juaristi expuso los principales avances sobre la organocatálisis. Estas investigaciones de vanguardia forman parte de la llamada química verde que, en próximos años, buscarán industrias alimenticias y farmacéuticas.

Por Seidy Estrella

Fotografía Jonathan Monsiváis

Dentro de la llamada química verde, la organocatálisis parece ser uno de los métodos más limpios que ayudarán a la elaboración de productos, alimentos y fármacos en un futuro.

Son estudios de vanguardia que muchos laboratorios e investigadores alrededor del mundo desarrollan y en México no es la excepción.

A grandes rasgos, este fue el tema que presentó el doctor Eusebio Juaristi en su conferencia “Avances recientes en el desarrollo de organocatálisis asimétrica sustentables” el 9 de junio en el Auditorio de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ).

imagen 1

Juaristi, investigador nivel III del Sistema Nacional de Investigadores y miembro titular de la Academia Mexicana de Ciencias y el Colegio Nacional, explicó los avances que, dentro de la mecanoquímica, han logrado a nivel internacional los diferentes grupos de investigación en el desarrollo de organocatalizadores.

La organocatálisis es una reacción química en condiciones libres de disolventes y que se logra cuando diferentes moléculas orgánicas reaccionan unas con otras en choques por aceleración.

El químico y docente de la Universidad de Berkeley, Estados Unidos, explicó que la organocatálisis ocurre en reacciones sin disolvente, debido a que las moléculas están muy cerca unas de otras y eso facilita el contacto y el proceso de reacción.

En su conferencia, citó los artículos indexados que ha hecho en colaboración con los investigadores Gregorio Hernández, Elizabeth Machuca, Gloria Reyes-Rangel y Jorge Vargas, quienes, desde 2010, colaboran con Juaristi en el diseño de organocatalizadores en el Departamento de Química del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).

“[Es] buscar maneras de ahorrar energía que, por medio de la mecanoquímica o la catálisis, nos permite bajar la energía que se requiere para que las mezclas procedan. Eso significará que las reacciones serán más rápidas y requieren menos energía”, explicó el ganador del Premio Nacional de Química en 1994.

El investigador expuso que a veces la gente tiene una mala idea o impresión de la química.

“Que [la química] son cosas tóxicas, que afectan el medioambiente o explotan”, bromeó. “Pero, en realidad, en las últimas dos décadas tratamos, como químicos, que sea una química más limpia y segura. Lo que queremos transmitir es que la química será más segura, limpia y con más beneficios para la sociedad”.

Juaristi reconoció que al ser un estudio relativamente nuevo, existen áreas de oportunidad tanto en la metodología, como en los instrumentos y los experimentos, pero tiene la esperanza que en los próximos años todo avance.

IMAGEN 2

“Desarrollamos un organocatalizador muy atractivo. De ahí que grupos de China, India o Corea buscan llevarse el crédito. Pero, con nuevas publicaciones, estamos dando a conocer más nuestra contribución para defendernos. Todo esto está dirigido a las industrias alimentarias y farmacéuticas, que pueden ser ─a nivel internacional─ DuPont, Huffman-La Roche, Novartis”, enumeró.

A nivel nacional, el investigador destacó que algunas compañías buscan desarrollar sus productos a partir de la química verde; entre ellas, los fabricantes de medicamentos genéricos que buscan optimizar sus productos.

“Que los estudiantes entiendan que la química es una ciencia actual y en pleno desarrollo y no algo del pasado. Es muy interesante y atractiva y ojalá se animen a trabajar con nosotros”.

 

No Comments