Presenta Cárdenas a Cárdenas

“La Expropiación Petrolera nunca se planteó en el Plan Sexenal de Cárdenas y las sucesiones presidenciales de 1934 y 1940 fueron procesos históricos fuera del presidencialismo que muchos tienen en mente”, destacó el político al presentar la biografía a su padre: Cárdenas por Cárdenas en la Feria Universitaria de Libro UANLeer 2017.

Por Luis Salazar

Fotos: UANLectores

La figura presidencial de Lázaro Cárdenas del Río (Presidente de 1934 a 1940) es –quizá– la más destacable entre todos los mandatarios mexicanos del siglo XX. Pero, las circunstancias históricas y el alineamiento de fuerzas políticas ajenas a su presidencialismo también configuraron la historia.

Cuando se habla de Lázaro Cárdenas quizá se piense en la nacionalización de los ferrocarriles, la expropiación petrolera, la reforma agraria y las creaciones del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Colegio de México (Colmex) y el Museo Nacional de Historia, entre otros aspectos del Estado Mexicano en expansión.

Sin embargo, también hubo otros procesos históricos, incluso circunstanciales, que determinaron su gobierno y su legado como presidente de la república.

Así lo explicó su hijo, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, al presentar el libro biográfico Cárdenas por Cárdenas, el 16 de marzo en la Feria Universitaria del Libro UANLeer 2017 en el Aula Magna.

El político fundador del Partido de la Revolución Democrática, senador y gobernador por Michoacán y tres veces candidato a la Presidencia de la República, fue acompañado en la presentación por Sergio Elías Gutiérrez, Lucas de la Garza y Jesús Cantú. El libro es una edición de la Editorial Debate.

“Muchos tienen la idea de que en aquellos tiempos la decisión del presidente de la república eran decisiones definitivas, que no había que tomar en consideración ningún otro factor sino sólo lo que dijera el jefe máximo sobre quién debería ser su sucesor. Pero, tanto en 1934 como en 1940 fueron alineamientos políticos los que determinaron la sucesión”, dijo Cárdenas Solórzano.

El político explicó que tanto Plutarco Elías Calles y el presidente Abelardo L. Rodríguez en 1934, como Lázaro Cárdenas en 1940,  tuvieron necesidad de ver cómo se alineaban las fuerzas políticas.

El general Manuel Pérez Treviño, que había estado en  algunos cargos del gabinete en los últimos gobiernos, era más cercano a Plutarco Elías Calles que Lázaro Cárdenas; sin embargo, el partido-gobierno se decidió por el segundo.

Algo similar sucedió cuando Cárdenas fue presidente. Aunque el autor del libro confesó que Cárdenas del Río tuvo amistad tanto con Manuel Ávila Camacho y Francisco J. Mújica, en realidad, Cárdenas tuvo más cercanía ideológica y política con Mújica, pero eligieron a Ávila para sucederlo.

Otro aspecto que destacó fue que nunca se planteó en aquel creado Plan Sexenal -el cual había sido la guía del gobierno de Cárdenas- la Expropiación Petrolera. Las protagonistas fueron las trasnacionales petroleras, los trabajadores mexicanos, los sindicatos petroleros, la Suprema Corte de Justicia y, circunstancialmente, la Segunda Guerra Mundial en puerta.

“El conflicto dejó de ser un conflicto entre los trabajadores y las empresas y se convierte en un conflicto entre las empresas y el Estado Mexicano”, planteó.

 

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.