¿Qué estudias? ¿Qué Lees? | LETRAS DE CAÍN

Luis Valdez

No entiendo por qué los que estudian ciertas carreras no tienen ni idea de qué leer. Por supuesto que me emociona cuando alguien pregunta: “¿Qué me recomiendas?” y la mayoría de las veces recomiendo cosas generales. ¿Por qué? Porque a miles de personas les gusta la poesía de Benedetti, de Sabines, de Neruda. Porque muchos de los que leen sagas de vampiros no se han aplicado a leer Drácula (y eso no lo entiendo).

¿Historia de México? Las novelas de Jorge Ibargüengoitia son geniales, divertidas: Maten al león, Los relámpagos de agosto y Los pasos de López. Algunos prefieren las novelas políticas de Francisco Martín Moreno, como México negro, México acribillado, o las más recientes donde trata de cómo las pasiones carnales han influido en la historia de nuestro país. ¿Quién lee actualmente novela de la revolución? Los de abajo, de Mariano Azuela, El águila y la serpiente de Martín Luis Guzmán, Cartucho, de Nellie Campobello. Son novelas emocionantes, con acción y perros muertos (así inicia Los de abajo), pero el gran error es que la mayoría tuvimos que leerla en la clase de Lecturas Literarias, a la fuerza.

“¿Por qué no nos ponen a leer cosas más emocionantes, como Ciencia Ficción”, me preguntó una vez un estudiante. De hecho yo en la preparatoria leí el cuento El marciano, de Ray Bradbury, de su libro Crónicas marcianas.

¿Ingeniería? ¿Lees ciencia ficción o libros de divulgación de la ciencia? Estaría bueno que le echaras una hojeada a Asimov, a Bradbury, a Philiph K. Dick, a Larry Niven, Robert Heinlein o Jack Vance. Hay mucha literatura de ciencia ficción en las librerías.

¿Sociología o trabajo social? Los hijos de Sánchez es un clásico, escrito por un extranjero que se fue a vivir a una vecindad de la Ciudad de México. Un libro maldito en su tiempo que le costó la chamba al editor.

¿Psicología? No entiendo por qué los psicólogos ya no leen a Freud, Jung y Lacan. Es una carrera interesante, pero creo que la mayoría terminan soñando con trabajar en la oficina de recursos humanos de un corporativo, pero no les caería mal leer El extranjero, de Albert Camus, El lobo estepario, de Hermann Hesse y La náusea, de Jean Paul Sartre.

¿Te interesa la condición femenina? Un título rescatado por Random House es El segundo sexo, de Simone de Beauvoir. Un libro que también fue maldito en su tiempo. Censurado, editado en cachitos. La mujer desde el punto de vista psicológico, social, económico, antropológico, religioso y hasta político. Un libro completo para mujeres completas.

¿Educación? Paulo Freire y su pedagogía del oprimido. Cosas de Makarenko, de Piaget, de Unamuno. Demasiadas lecturas especializadas por recomendar. Tan poco tiempo y dinero para hurgar en las librerías de la ciudad y salir con una buena dotación de material, de ese que uno recomendará más adelante, según nuestras profesiones, y según nuestros gustos.

lvaldezmty@gmail.com

No Comments