Rafael Teniente, común y corriente

Por Guillermo Jaramillo

Cuando un nombre comienza a sonar entre el sector artístico y cultural de Monterrey, no hay mejor acción que la de la entrevista. Rafael Teniente tiene todo para ser abordado por el periodismo. Hace poco expuso su arte plástico en el Gargantúas, y aceptó una entrevista para Vida Universitaria. Mientras Teniente movía su bigote a la Emiliano Zapata, nos enteramos de algunos aspectos de su vida.

La exposición se compuso de piezas recientes y antiguas, obras que datan de 10 años atrás y algunas de recién factura. Teniente indaga en distintas técnicas, desde el óleo hasta el Photoshop. Una de las características de este artista es el dibujo donde aparecen figuras alargadas. De pronto, uno se encuentra con un Teniente en un plato desechable, temple, óleos, y así como experimenta en la técnica, lo hace en el contenido.

Pero ¿quién es Rafael Teniente? Un tipo dotado de un atractivo nombre para ser artista, que a distancia nos recuerda a un caudillo de la Revolución Mexicana; y en terreno corto mantiene un hablar pausado, alejado de las sonoridades pedantes del arte snob. Por instantes, el artista parece un hombre común y corriente.

rafa

Teniente señala que el temple es una de las técnicas a la que la mayoría de los artistas regiomontanos huye, pero es la técnica pictórica más antigua.

“El arte contemporáneo, el arte conceptual es lo que se mueve más, lo oficial. Yo les llamó las galerías cool. A mí me catalogan como un artista más tradicional por lo mismo que utilizo lienzos y técnicas más tradicionales. Los artistas de Monterrey casi no abordan el dibujo.

“Yo siempre he dibujado figura humana y me caracteriza el alargamiento de los rostros, siempre tendía a alargar la nariz. Experimentando, jugando y relajándome pensé que si había cierto alargamiento, por qué no hacerlo más largo”, menciona en el patio del concurrido Gargantúas.

Las primeras horas de la noche

Afuera del recinto estarán cambiando de vía los vagones. Ya habrá uno o dos tipos en completo estado de ebriedad, ya sea en la barra de un bar o introduciendo las llaves al auto. En la esquina de Carlos Salazar y Mariano Escobedo, unas inocentes muchachas saludan a los transeúntes desde el interior de una casona.

Un hombre cruza –a paso lento– la calle Carlos Salazar hasta desvanecerse en el acto epiléptico, y ser salvado de una muerte segura en plena calle por una pareja de periodistas. Mientras tanto, Teniente aún mueve su bigote y bebe esa larga cerveza de las primeras horas de la noche.

“El dibujo es base en mi trabajo. Experimentar con papel, siempre estoy en eso, aun así que estoy pintando hago pausas para dibujar, me gusta. Yo trabajo en casa básicamente solo. Me gusta mucho la música, es genial. Si pusiéramos un soundtrack para trabajar, yo tendría uno.

“Escucho mucho rock en español. Estoy ahora escuchando música retro como Santa Sabina, La Lupita, La Castañeda, los redescubrí. Escucho música de toda, pongo cumbias, colombiana, soy de la Independencia, donde crecí. Los domingos familiares voy a casa de mi madre y escucho música cantinera antigua como Chuy Rodríguez, Pedro Yerena, Juan Salazar.

sormuerte

“Yo despertaba escuchando música popular, los sonideros del cerro. Los domingos despertaba con esas canciones dedicadas a la gente que cumplía años, ponían Las mañanitas de Pedro Infante; despertaba con esas canciones y el olor a huevo frito”, comenta Teniente sobre su vida.

El artista confiesa que comenzó trabajando cosas rebuscadas en sus inicios, pero hoy se relaja y experimenta. Recuerda que en sus primeros años de aprendizaje, recurrió al Renacimiento, y dibujó a la Mona Lisa con su estilo de alargamientos.

El arte clásico está presente en él; Botticelli, Tiziano, Courbet, Van Gogh, Balthus son algunas figuras a las que admira el pintor. Teniente menciona que en los meses de otoño-invierno los artistas se vuelcan en el trabajo.

“Diciembre para mí es importante para ventas. Creo que lo que me está esperando son las nuevas tecnologías. Estoy manipulando la fotografía en Photoshop. He estado trabajando mucho con fotografías de la ciudad, las intervengo en Photoshop con alargamientos y dándole una especie de ambiente apocalíptico, ruinas”, finaliza.

 

No Comments