Rock al Cabrito

Servido al plato del menú rockero en el Aula Magna, Cabrito Vudú brindó un concierto memorable el 20 de febrero. Desde la voz y el sax, Jesús “Chuchocolate” Lozano, egresado de la Facultad de Artes Visuales de la UANL, nos habla del legendario grupo surgido en Monterrey hace 22 años.

Lizbet García Rodríguez

 

Nacidos en la Facultad de Artes Visuales de la UANL en 1992, “los cabritos” irrumpían con un sonido distintivo que los hizo notables en la escena rockera de los noventa.

“Era una temporada muy creativa, íbamos dejando de ser estudiantes y traíamos mucho entusiasmo por el contacto con la composición y letra”, cuenta Chucho Lozano.

En 1996 editaron su primer disco De pueblo en pueblo, con canciones como La gran chivera, Contrabando machaca y La casita, que rápido se colocaron en el gusto del público. En 1998 editaron su segundo álbum Tatuajes de pólvora, con un éxito que los llevó a abrir conciertos para Café Tacvba, Los Fabulosos Cadillacs y Manu Chao, entre otros.

El boom del grupo coincidía con el fenómeno musical conocido en el país como la Avanzada Regia.

Más allá de un movimiento formal, ¿qué aspectos favorecieron el surgimiento del rock hecho en Monterrey a partir de los noventa?

En ese tiempo había muchos grupos buscando tocar en lugares públicos, bares y centros culturales. Se fueron abriendo espacios donde las bandas tenían sus propias canciones, se fue generando público que iba a escuchar a estos grupos incipientes y, gracias a la competencia, se fue generando una lucha por el espacio.

A dos décadas de distancia, ¿qué consolida el hecho de que aún exista Cabrito Vudú?

Seguimos en el medio en mi caso por el legado de la primera juventud, para dejar una huella en las generaciones de donde venimos y quedarnos a la expectativa de lo nuevo que pueda surgir.

¿Tienen discos, proyectos, presentaciones en puerta?

Este año entramos a grabar la segunda parte de El Temporal, un material que tiene temas como La última Colonia, Aquí no hay playa, Barcos de papel, Me despertó la tristeza; y realizamos la filmación del video promocional del tema El Temporal, bajo la dirección de Alfredo Herrera y León Soria.

¿Cómo describes el concierto del 20 de febrero en el Aula Magna de la UANL?

Un concierto muy íntimo y muy limpio, animado y memorable.

Estudiaste música pero tienes formación en el arte visual ¿cómo se complementan esas dos vocaciones?

Es transferir colores a estados de ánimo y notas que comuniquen sentimientos.

Yo me considero más un ilustrador que un diseñador gráfico. El dibujo me llevó a la ilustración y posteriormente al diseño, siempre encontrando una solución que esté de acuerdo con la función de la comunicación.

Tus Monitos Vudú… ¿un medio de expresión?

Los monitos son un invento para desahogar las inquietudes creativas de esos proyectos que no alcanzan a salir, de esas ganas por lograr tener más público consumidor del arte de chuchocolate. Actualmente trabajo una exposición individual para establecer un primer discurso que reúna todo el trabajo.

Cabrito Vudú son Felipe Salazar (guitarra y voz), Rodolfo Robledo (bajo y voz), Jesús “Chucho” Lozano (saxofón), Juan Carlos Montoya (trompeta), Homero Ontiveros (teclado) y Rodolfo Vargas (batería).

 Captura de pantalla 2014-04-04 a las 15.55.20

No Comments