Siete puntos a evitar cuando eliges tu carrera profesional

Ingresar a la preparatoria con la emoción de llegar a un nuevo nivel educativo y conocer nuevos compañeros, maestros e instalaciones, puede ser atractivo para cualquier adolescente, pero pocos advierten que serán dos años cruciales cuando deciden el rumbo de su vida. ¿Qué aspectos evitar en este punto?

M.C. Cecilia J. Miranda Jaramillo

 

Es sabido que algunos alumnos antes de ingresar a este nivel ya han decidido qué van a estudiar en el nivel superior, pero la mayoría comentan que están ahí porque es el nivel que sigue a la educación secundaria, sin considerar que ingresan a la antesala de una carrera técnica o profesional.

Entre la exigencia académica de entregar evidencias, elaborar portafolio, realizar exposiciones, sustentar exámenes y realizar las actividades diarias, los dos años en la preparatoria parecen “volar”. Es importante revisar algunos aspectos que debes evitar al realizar tú elección profesional pues los índices de abandono y deserción por no elegir correctamente son considerables.

  1. No contar con información suficiente

Muchos estudiantes deciden qué estudiar con escasa información sobre la carrera que les atrae. Desconocen su contenido, oportunidades laborales o enfoque, y puede que estén tomando una decisión importante con elementos erróneos. Algunos deciden con base a rumores, ideas extendidas o prejuicios que poco tienen que ver con la realidad y aquí el fracaso es más que posible. Una decisión acertada exige información, cuanta más, mejor. Contrástala y no te quedes con la primera idea. Duda de todo lo que escuches, diferencia los hechos de las opiniones, pon en tela de juicio las ideas generalizadas y busca información relevante para ti. Una vez recopilados los datos sobre carreras y universidades, valora si se ajusta a lo que buscas.

  1. Estudiar por estudiar

Hay quienes estudian por estudiar, porque amigos, vecinos y familiares lo hacen; también deciden inscribirse a una escuela para evitar trabajar; sin embargo, estas razones no resultan ser lo bastante motivantes para un desempeño adecuado en el ámbito educativo y, cuando esto sucede, hay excusas para abandonar la carrera ante el primer obstáculo. Recuerda, no tienes la obligación de ir a la universidad si no te entusiasma la idea o prefieres hacer otra cosa; puedes ingresar más tarde si cambias de opinión. Piensa que si decides estudiar una carrera específica, es porque te gusta, te apasiona, te hace feliz y despierta tu curiosidad. Si no es así, haz otra cosa.

  1. No valorar todas las alternativas posibles

Es importante pensar en todas las opciones que están al alcance e informarse a fondo sobre los estudios que te interesan; es decir, en qué universidades se ofrece la carrera que te interesa, su duración, las materias, si se pueden llevar algunas en verano; becas, intercambios académicos, oportunidades y ambiente de trabajo. Es sencillo, con más información, seguramente será más fácil decidir, tal vez habrá un momento en el que aumentarán las dudas, pero una vez tomada la decisión sabrás que estás eligiendo lo que deseas hacer.

  1. Decidir por lo que dicen o hacen los demás

Está bien escuchar las opiniones de los padres, amigos o familiares. Es una decisión importante y la gente que te rodea quiere ayudarte. Escucha, pero deja claro que la decisión de escoger te toca a ti, por lo que al final debe predominar lo que tú piensas y no las opiniones de los demás. También son muchos los estudiantes que, cuando no tienen una idea clara de lo que quieren, se inscriben en la misma facultad en la que ya está su hermano, pues eso le da seguridad; deciden ir a la misma escuela que su novio(a) o alguno de sus amigos. Ya te imaginarás cómo acaba esta decisión: vienen grandes probabilidades de fracasar.

  1. Elegir lo “fácil” 

Es común escuchar a los estudiantes preguntar a los profesores, orientadores y/o tutores cuáles son las carreras más fáciles; te sorprendería la gente que dice “yo quiero estudiar una carrera sin dificultad, que no me cueste mucho sacarla y en una universidad cerca de casa, para no complicarme la vida y evitar los madrugones”. No estamos diciendo que la gente que elija una carrera fácil o en una universidad cerca de casa vaya a fracasar, pero si ese fue el motivo de su elección, podría darse cuenta más adelante que no era la decisión adecuada. Pregúntate qué es lo mejor para ti. En muchos casos, los grandes logros vienen detrás de grandes esfuerzos. Elegir el camino fácil no asegura el éxito, está comprobado que ante retos y dificultades “crecemos”.

  1. Guiarse sólo por las oportunidades laborales

¿En qué profesión se gana más dinero? Es otra de las preguntas frecuentes de los estudiantes a los orientadores vocacionales. Las salidas laborales son uno de los muchos factores que tienes que tomar en cuenta, pero en ningún caso es el único. ¿De qué le vale a alguien, por ejemplo, estudiar Administración de Empresas porque tiene muchas oportunidades laborales, si en realidad odia todo lo relacionado con los números? Para la elección de una profesión debes considerar que los planes de estudio y actividades laborales a realizar te gusten y encajen con tu personalidad, gustos, habilidades y destrezas. Si no quieres equivocarte, usa tu cabeza, pero sin olvidar lo que sientes.

  1. Decidir apresuradamente

Tomar buenas decisiones implica dedicación y tiempo. Necesitas detenerte, pensar y valorar. Muchos esperan a decidir todo en el último minuto, una vez que se abre la convocatoria de ingreso. Decidir así implica grandes riesgos ante la falta de información. Desde el primer semestre de preparatoria podría iniciar un proceso que lleve a la decisión, revisando todas las posibilidades, características personales, comentando con la familia, buscando información útil con tus maestros, docentes, orientadores y/o tutores, pues si inicias tu proceso de decisión antes, tendrás más posibilidades de recopilar información relevante en la búsqueda de alcanzar tus sueños.

Finalmente, considera que dentro de las preparatorias los orientadores cuentan con herramientas como inventarios, test, que ayudan a clarificar tu perfil vocacional y en la Dirección de Orientación Vocacional y Educativa, cuentas con baterías completas de orientación para apoyar la elección de tu carrera.

http://yaq.es/reportajes/elegir-carrera-nos-equivocamos

http://www.uanl.mx/oferta/oferta-educativa.html

Para mayores informes acerca de los temas publicados en el espacio de Tutorías y para enviar material para futuras publicaciones, favor de dirigirse a la Dirección de Orientación Vocacional y Educativa (DOVE) 4°piso de la Biblioteca “Raúl Rangel Frías” al teléfono 83-29-40-90 ext. 6618 – 6619 -6624

 

Para TUTORÍAS. Dibujo de Juan Ramón Gerardo González, Egresado de Arquitectura UANL

No Comments