Todos somos inventores, pero no lo sabemos

 

David Arrambide fue el máximo ganador del Premio UANL a la Invención 2015, al recibir seis registros de diseño industrial ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI). “Inventiva todos tienen. El asunto es aprovechar las capacitaciones y atender las especificaciones del IMPI”, recomendó.

Por Luis Salazar

Hace un par de meses David Alejandro Arrambide Castillo se tituló como Diseñador Industrial en la Facultad de Arquitectura. Otro de sus orgullos fue haber sido el máximo ganador del Premio UANL a la Invención 2015, pues obtuvo seis registros de diseño industrial.

Extra4- David Alejandro Arrambide Castillo es egresado de FARQ

El concurso, que va de la mano con el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), otorga premios a los registros de patentes, modelos de utilidad y diseños industriales; en estos últimos, David registró seis diseños de los ocho con los que participó.

El diseñador industrial registró un sillón y una mesa auxiliares en el aislamiento acústico, un banco con sujetadores de herramientas, un centro de mesa con compartimientos para especieros y una silla que se convierte en estante.

En entrevista, el inventor explicó los pasos que se deben seguir para crear un producto que pueda ser industrializable: lo primero es identificar un problema; luego, investigar cómo solucionarlo y, al final, elegir las propuestas que van surgiendo.

“En la facultad te enseñan muchas metodologías para diseñar y la investigación es parte de la metodología. En cualquier diseño tiene que haber una investigación previa”.

El ganador de seis registros contó que, al inicio, concursó con ocho diseños, y que si por él fuera, hubiese metido más proyectos, pero ya no tuvo el tiempo suficiente.

“Como era mi último año de carrera, quise aprovechar todo lo que pudiera”, expuso.

David se enteró del Premio a la Invención 2015 gracias a sus maestras Rosa Iris Moreno y Martha Nidia Molina, quienes, además de impartirle diferentes asignaturas durante la carrera, le capacitaron y apoyaron para el concurso.

Arrambide considera que el Premio UANL a la Invención busca diseños innovadores y que se puedan industrializar.

De hecho, David tenía un poco de experiencia previa, pues en la empresa donde trabaja (SolemvaSA) le habían pedido informarse ante el IMPI sobre los procesos de registro de patentes, pues rediseñaron un envase que quieren producir y comercializar.

Extra5- David Alejandro Arrambide Castillo es egresado de FARQ

“El proyecto ya está en proceso de registro. Necesita dos exámenes, el de forma y el de fondo; el de forma ya pasó. Se llama envase con dosificador”, explicó.

El sillón y la mesa auxiliares en el aislamiento acústico (de registro MX/f/2016/003656 y MX/f/2016/003752, respectivamente) fueron un invento que surgió debido a que David encontró como problema que en los restaurantes y bares hay mucho ruido que no deja escuchar.

“A partir de ahí, me pregunté qué puedo hacer para disminuir ese ruido. Hice varias propuestas. Al final, usé cuñas anecoicas fabricadas de espuma de poliuretano. La espuma, al ser un material poroso, absorbe las ondas sonoras y las cuñas atrapan las ondas en ellas mismas y hacen que reboten”, explicó.

Con respecto al centro de mesa con compartimiento de guardado (registro MX/f/2016/000110), David explicó que surgió porque también en los bares o restaurantes las mesas son muy pequeñas y a veces utilizan mucho espacio los saleros, servilleteros y salsas.

“Eso te quita mucho espacio para los platillos. Hice un diseño para que pudiera caber todo”.

Otra de sus invenciones vino por partida doble, es una silla que puede apilarse con otra y que ambas forman un estante (de registros MX/f/2016/003655 y MX/f/2016/003657).

“Esa silla la hice para espacios reducidos como las cocinas y donde ocupas estantes. Las sillas se apilan una encima de otra en forma encontrada y, cuando están apiladas, sirven como estante o librero”.

El sexto invento fue un banco con sujetadores de herramientas (de registro MX/f/2016/000108). David comenta que fue algo más personal, pues recordó que cuando  llevaba materias de Dibujo Técnico y Geométrico, las escuadras y reglas ocupaban mucho espacio en el restirador, entonces, el banquito ayuda a solucionar ese problema.

Como son diseños de mobiliario, las empresas que podrían comprar los modelos de utilidad serían de ese ramo.

“Pueden ser las mueblerías o las cadenas como Famsa, Elektra y, sobre todo, las tiendas como City Club, Costco o Sams, que tienen mucho mobiliario de diseño contemporáneo o industrial y de bajo costo. Diseño accesible”, planteó.

Extra3- David Alejandro Arrambide Castillo, reconocimeinto a la propiedad industrial

David confiesa que le gustaría estudiar un posgrado que tenga que ver con la promoción de los productos y el marketing. Todavía está buscando las opciones.

¿Has pensado en independizarte con una firma propia?

“Sí lo he pensado pero me gustaría tomar más experiencia. Estoy trabajando en una empresa y pienso seguir así para reunir más experiencia para saber cómo se organiza una empresa por dentro”.

El consejo más importante que David haría a sus compañeros −y a los alumnos en general− quienes hayan pensado en participar para la próxima edición del Premio UANL a la Invención, es acercarse a las capacitaciones previas que ofrece la Universidad y estudiar las especificaciones que solicite el IMPI para el registro de diseños.

“Platicando con varios que entraron en el concurso pero que sus diseños no fueron aprobados, vi que se necesita investigar bien en el IMPI qué se necesita para ser registrables sus diseños.

“Ellos te dan un libro donde explican los formatos, cómo deben ser los dibujos, qué llevan las especificaciones, cómo se debe redactar. Es importante porque muchos no saben cómo se debe redactar, cómo enviar los dibujos o formatos, porque por muy bueno que sea tu diseño, pero si no está bien escrito, no pasa”, destacó.

Aunque tuvieron varias capacitaciones previas, según David, a esos sábados de apoyo acudieron muy pocas personas, quizá cinco.

“Les recomendaría acercarse a las oportunidades que da la misma UANL en la capacitación. Son oportunidades muy buenas. Muchos estudiantes piensan que no tienen oportunidades pero no, en realidad sí tienen muchas oportunidades. Para que no quede en cuestiones de formato sino en la inventiva pura”, reflexionó.

No Comments