Vida Universitaria, el Patronato y su segunda etapa

El titular de la dirección de Humanidades e Historia de la UANL, Humberto Salazar Herrera, fue el primer secretario de Extensión y Cultura (1996-2000); durante su gestión, surgió la segunda etapa de Vida Universitaria. El maestro relató sucesos de la historia del periódico universitario desde sus orígenes hasta la actualidad.

Foto-1 (1)

Por Luis Salazar

Fotos: Pablo Cuéllar

Desde su fundación, el periódico Vida Universitaria ha tenido la vocación de informar sobre la historia que se escribe día con día en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Primero, desde el Patronato Universitario en la década de 1950, y hasta la actualidad, como parte de la Universidad.

A grandes rasgos, esto fue lo que relató el protagonista principal del resurgimiento de Vida Universitaria en su segunda etapa, el titular de la Dirección de Humanidades e Historia de la UANL, Humberto Salazar Herrera. El historiador fue el primer secretario de Extensión y Cultura, en el período 1996-2000; y bajo su gestión resurgió Vida Universitaria y otras publicaciones internas de la UANL, que aún son emblemas de la Universidad.

“En mi primer año que empecé como secretario de Extensión y Cultura, me tocó revivir tanto Vida Universitaria como Armas y Letras. Sabiendo, pues, que habían sido dos publicaciones emblemáticas de la Universidad en la época de don Raúl Rangel Frías”, apuntó Salazar Herrera.

Vida Universitaria fue fundada en 1951 y desapareció en 1986, en su primera etapa. La publicación pertenecía al Patronato Universitario, organismo −independiente y autónomo− paralelo a la Universidad, que desde la década de 1950 tenía la misión de construir los edificios de la Ciudad Universitaria.

“El primer director del periódico estuvo muy poco, después estuvo el profesor Alfonso Reyes Aurrecoechea, que fue el que realmente consolidó al periódico y le dio esa personalidad que tuvo en los años cincuenta. Él lo dirigió de 1951 hasta 1960. Logró que colaboraran en Vida Universitaria escritores muy importantes de México, de otros países de Latinoamérica, exiliados españoles y destacados escritores regiomontanos.

Salazar consideró que esa primera etapa (1951-1986) fue el período más notable y donde adquirió la personalidad o perfil de ser periódico cultural. Además de una primer editorial del entonces Rector, el licenciado Raúl Rangel Frías; en Vida Universitaria participó también el Regiomontano Universal, Alfonso Reyes, quien escribía la columna editorial “Las burlas veras” y otros artículos.

“Vida Universitaria tenía varios propósitos; primero el de difundir las tareas de la Universidad tanto al interior, entre los propios universitarios, como al exterior. Y el propósito de difundir las tareas de la Universidad era para poder cumplir con el objetivo del Patronato, que era conseguir recursos y terrenos para construir la Ciudad Universitaria”, explicó.

El maestro agregó que en el año de la fundación, en 1951, Raúl Rangel Frías tenía dos años de ser nombrado rector, y la principal dificultad de la Universidad era económica.

“Rentaban casas, tenían instalaciones muy precarias y no había laboratorios o bibliotecas. La Universidad era sostenida por el gobierno estatal en el 95 por ciento de su presupuesto y un presupuesto mínimo de la Federación. El licenciado Raúl Rangel Frías se preocupó por conseguir los recursos y que tuvieran instalaciones dignas. Entonces, para cumplir con esa tarea, se creó el Patronato; con la figura de ser un organismo autónomo independiente y dirigida por empresarios para que tuviera credibilidad entre  la sociedad”.

El periódico desapareció junto al Patronato en los años 80, considerando que había cumplido sus tareas. Según Salazar, el presupuesto que conseguía “era muy mínimo o simbólico, contando que la Universidad ya tenía un presupuesto regular del Estado y de la federación”.

Fue entonces que el licenciado Raúl Rangel Frías escribió una famosa editorial en el periódico El Porvenir intitulada “Misión cumplida”.

“En 1996, que ingresé, tenían prácticamente 10 años de no publicarse. Ahora rescatamos el nombre y el sentido del periódico, pero ahora perteneciendo a la Secretaría de Extensión y Cultura de la UANL y de forma quincenal. Así empezamos y así se ha mantenido”, expuso Salazar Herrera y comentó que Vida Universitaria cumple una labor informativa interna en la propia Universidad.

IMG_8929

Salazar destacó que  las actividades en la UANL han cambiado, pues es una Universidad de más de 170 mil estudiantes; muy diferente a la Institución de tres mil estudiantes que dirigió Raúl Rangel Frías.

“Es una Universidad mucho más grande, mucho más compleja, más rica y con una infraestructura importante. Entonces, en esta nueva etapa, Vida Universitaria nació para cumplir esa tarea informativa interna y la ha cumplido y cumple excelentemente”, concluyó.

No Comments