Ya sea cueva, papel o tableta electrónica, dibujar es un instinto primario

Durante la Escuela de Verano UANL 2014, Alejandro Magallanes impartió el Taller de Diseño Gráfico, del 31 de julio al 2 de agosto en la Casa Universitaria del Libro.

Lizbet García Rodríguez

 

Foto-9Desde el diseño gráfico, Alejandro Magallanes se ha inmiscuido en otras artes. Ha ilustrado libros de novelas, poesía, crónica; diseñado carteles para cine, conceptos de ferias literarias, conciertos.

“Me encanta mi oficio porque he podido desarrollar muchas inquietudes como el dibujo, la fotografía, la escultura, las letras, todo un mundo de imágenes y textos en mi cabeza. Y he tenido suerte porque lo hago para la cultura, que es lo mejor que podemos ofrecer como sociedad”.

Si vemos publicidad, fotos o referencias gráficas de tiempos pasados, es posible detectar la década de su procedencia. ¿Qué crees que va a definir la visualidad de estos tiempos en que estamos bombardeados por imágenes?

Sí, los trabajos impresos son testimonios de las épocas. Ya incluso podemos reconocer algunas cosas de los noventa, se nota la experimentación digital en el diseño gráfico, el boom de las computadoras, cómo se construían o se deconstruían letras e imágenes. Ahora vivimos en un tiempo donde se retoma mucho del pasado, se crea mucho y se mezcla todo. Y tenemos más información inmediata, cuando yo estudiaba eran los libros lo que te llegaba del trabajo de otros países. Ahora es muy inmediato y las influencias son muy rápidas, puedes ver trabajos que se desarrollan en Holanda y que tienen ciertas influencias acá en México. Lo importante es retomar la visualidad según el contexto de tu lugar y tu época. Pero tendría que pasar tiempo para ver cómo pasan estos días a la historia de la visualidad.

¿Te tocó el tránsito de las tecnologías en el ejercicio de tu trabajo?

Totalmente; cuando empecé a trabajar no había computadoras. Les platicaba a los chicos en el taller que cuando yo estudié me tocó levantar tipografías, cálculo tipográfico, pegar galeras, esto ha ido cambiando en nuestro beneficio. Antes era una cuestión muy técnica, muy artesanal, cada equivocación era volver a hacer muchísimas cosas del proceso. Ahora eso se arregla con un Ctrl + Z. Una persona puede hacer un diseño gráfico importante desde su casa él solo con una computadora, y es impresionante verlo así. Me han tocado las variaciones tecnológicas, pero es muy bonito ver a los jóvenes aún dibujando sobre un cuaderno o sobre una pantalla. Ya sea cueva, papel o tableta electrónica, dibujar es un instinto muy primario que la gente sigue haciendo para expresar ideas y comunicar a los demás.

¿Cómo ha sido la experiencia de este curso en la Escuela de Verano de la UANL?

Una convivencia entre gente que está creando y pueden hacerse preguntas entre ellos, y yo me pongo a darles un poco mis puntos de vista de lo que hago. Si tuviera que definir cómo ha sido el curso, su aporte, es tratar de ver la creatividad como un juego en el que te diviertes, pero al mismo tiempo es lo más importante que estás haciendo en tu momento presente. Algunas cosas que no tienen mucho sentido, pueden volverse la parte principal de la historia. Nada de ciencia, intercambiamos nociones intuitivas que parten de las experiencias. Fuimos colegas platicando.

La persona que eres, tus vivencias, ¿se vuelcan en tu trabajo?

Absolutamente, por supuesto están las composiciones y todo eso (hay quien dice que el diseño debe ser neutro), pero yo pienso que el diseño más interesante es el que se empapa de las experiencias del autor, se noten o no en el trabajo. Alguien que sepa hacer un trabajo con una retícula perfecta, debe ser porque las circunstancias de su vida o su oficio dentro del diseño así lo ha llevado. Hay otro tipo de trabajos donde puedes expresar más tus emociones, como es el diseño de carteles, las ilustraciones, ciertas portadas, donde lo interesante es el punto de vista de quien lo está haciendo, el compromiso que tiene con el texto que leyó y de qué forma lo va a expresar. El diseñador no puede ser neutro, finalmente todo pasa a través de su pensamiento y sus manos; y ya dependerá de cada uno, cómo se involucra con el contenido.

No Comments