×

24 marzo, 2022

Mictlantecuhtli, una deidad contradictoria

En la antigua Tenochtitlán, Mictlantecuhtli cortaba con un cuchillo el cordón umbilical en el alumbramiento; es el Dios de la Muerte pero también promueve la vida. Este tema lo abordó el Director del Proyecto del Templo Mayor, Leonardo López Luján, en la UANLeer 2022.

Por: Guillermo Jaramillo   Fotografía: Ricardo Rodríguez

Desde su descubrimiento a partir de las excavaciones al Templo Mayor en 1994, el dios mexica de los muertos, Mictlantecuhtli, fue bien recibido por el reino pop de la luz. Ahora lo puedes encontrar en un piercing hasta parte del equipo de utilería de una cinta como Spectre con James Bond. 

Este amplio espectro de temas se comentaron durante la conferencia “La vida de la muerte: Mictlantecuhtli en el Templo Mayor”, del Director del Proyecto del Templo Mayor, Leonardo López Luján, realizada en el patio Ala Sur del Colegio Civil el 19 de marzo como parte de la oferta de la UANLeer 2022.

Mictlantecuhtli, una deidad contradictoria
Mictlantecuhtli, una deidad contradictoria

Coordinado por El Colegio Nacional, durante la conferencia se abordó la escatología mesoamericana partiendo de la figura de Mictlantecuhtli, dios de la muerte para los mexicas.

El tema se derivó de la reciente publicación de López Luján Los muertos viven, los vivos matan. Mictlantecuhtli en el recinto sagrado de Tenochtitlán, bajo el sello editorial de El Colegio Nacional.

La muerte simpática

Mictlan Piercing, en Guadalajara, es una tienda dedicada al tattoo y el piercing, donde el Dios de los Muertos tiene gran protagonismo. Por si fuera poco, Mictlantecuhtli también es la figura central de una exposición itinerante que ahora se expone en Suiza, comentó López Luján.

Para llevar a cabo la conferencia, el investigador se remitió a un centro de la belleza y el caos, el Centro Histórico de la Ciudad de México, nombrado en 1987 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Mictlantecuhtli, una deidad contradictoria
Mictlantecuhtli, una deidad contradictoria

Este espacio público e histórico hace dos semanas volvió a abrir sus puertas a la asistencia presencial y emocionó a los implicados por haber descubierto estrellas de mar del océano Pacífico a dos mil 200 metros de altitud de la Ciudad de México, que cubren el esqueleto de un jaguar. 

“Cuando llega un extranjero nos vanagloriamos de que los mexicanos estamos muy próximos a la muerte, pero no solo próximos, sino que nos burlamos de ella, que no le tenemos miedo. 

Esta idea no tiene muchos años ni raíces profundas como pudiéramos imaginar, sino que se remonta a los años 20 del México postrevolucionario, cuando Fernando Ledesma, José Guadalupe Posada o Diego Rivera crearon esta nueva escatología en la que el personaje principal es la Catrina o la Parca. Esto ha formado parte de nuestra cultura reciente y en la cultura oficial”.

Leonardo López Luján

Director del Proyecto del Templo Mayor

López Luján resaltó que entre 1521 y 1821, los mexicanos de la Colonia tenían un profundo respeto y temor por la muerte. Mucho antes de la llegada de los españoles, los pueblos de Aridoamérica, Mesoamérica y Oasisamérica rendían un culto aún más importante al deceso.

Deidad contradictoria

Seres descarnados, casi esqueléticos aparecen en antiguas representaciones mexicas con una avidez de sangre y corazones humanos. Sirven a Mictlantecuhtli, señor del inframundo, quien es el Dios de la Muerte pero también promueve la vida.

“Vemos en escenas a Mictlantecuhtli con un cuchillo de pedernal cortando el cordón umbilical, así que curiosamente es él quien auspicia la nueva vida. Esto nos parece un poco contradictorio.

En 1994 estábamos escavando a unos pasos del Colegio Nacional este edificio que hemos llamado la Casa de las Águilas, cuyo nombre se acuñó debido a las águilas que adornan las alfardas de las escalinatas principales del templo”.

Leonardo López Luján

Técnicas geofísicas como el radar, sonar y magnetómetro les permitieron escavar con mayor precisión; se apoyaron con microquímicos, cuya técnica detectó que en la Casa de las Águilas se guisaron caldos de guajolote, se quemó oloroso copal y se depositó sangre humana. 

Mictlantecuhtli, una deidad contradictoria
Mictlantecuhtli, una deidad contradictoria

Si uno iba al Mictlan tenía que ser cremado para que una de las almas que habitaban el cuerpo comenzara el astral peregrinaje para descender los niveles del inframundo, así hasta llegar al noveno piso. 

Este inframundo era muy distinto al de la tradición católica. Iniciaba con oscuridad total, luego el frío se dejaba sentir en un ambiente de olores pesados debido a la descomposición de los cuerpos. 

Hoy en día tenemos muchas de las grandes tradiciones de esta cultura que han llegado, con algunas variaciones. El descubrimiento de dos efigies de Mictlantecuhtli en 1994 dieron la vuelta al mundo. Ahora hasta pudimos verlo en las escenas montadas de Spectre, de la saga de James Bond”.

Leonardo López Luján

Hambre Cero NL
Hambre Cero NL
Sorteo Siembra Cultural UANL 2022
Sorteo Siembra Cultural UANL 2022
Publicidad